Accidentes laborales in itinere

Accidentes laborales in itinere
Los planes de seguridad vial establecen las medidas oportunas para mitigar el número, la gravedad y la frecuencia de accidentes in itinere en la empresa

Un tema que preocupa, de manera constante, a ciudadanos y gobiernos es el relativo a los accidentes de tráfico. Un accidente siempre suele implicar consecuencias poco deseables para las partes implicadas. Sin embargo, cuando se trata de accidentes en el ámbito de la empresa, las implicaciones que llevan aparejadas son diferentes.

Un accidente de tráfico laboral es aquel que se produce en el contexto de la jornada laboral o trayecto de ida o vuelta al trabajo. Es necesario diferenciar entre los accidentes de tráfico que se producen en profesiones en las que el principal medio de transporte es el vehículo o también llamados accidentes en misión y el accidente laboral accidente in itinere, que tiene lugar en cualquier actividad, sea del ámbito que sea.

En los primeros casos, se incluyen profesiones como transportistas, conductores de camiones, taxistas, conductores de autobuses, motoristas, trabajadores de la construcción, trabajadores de servicios de recogida de residuos o limpieza, etc. En los segundos casos, se incluyen todos los accidentes de tráfico producido en el desplazamiento del trabajador hacia o desde su lugar de trabajo u hogar.

Los accidentes in itinere vienen regulados, en España, en el cuerpo normativo del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social (RD 1/1994, de 20 de junio), en su artículo 115.2. Este texto establece cuándo un accidente se considera in itinere y las características que tiene, así como los requisitos que debe reunir.

Los datos recogidos por la Dirección General de Tráfico sobre seguridad vial ponen de manifiesto que los accidentes laborales producidos en el transcurso de la jornada laboral representan un número importante, dentro del total de accidentes viales.

Según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, entre los meses de enero y noviembre de 2016, tuvieron lugar 440 accidentes mortales durante la jornada laboral  y 122 se produjeron de camino o vuelta del trabajo, lo que vino a representar 23 accidentes más que en el año 2015.

En relación con los accidentes que generaron una situación de baja, la cifra, en 2016, fue de 514.622. De los cuales, 69.716 fueron accidentes producidos en el trayecto de ida o vuelta al trabajo. Esta cifra supone un incremento en el número de accidentes producidos respecto al año 2015 en una cuantía de 5.519 accidentes más.

Estas cifras muestran que estos accidentes siguen suponiendo unos problemas importantes que las autoridades tratan de mitigar mediante campañas de seguridad vial y publicidad orientada a concienciar sobre la prevención para este tipo de situaciones.

Un análisis del perfil demográfico de estos accidentes permitirá hacer una radiografía relativa a los factores que inciden en ellos, la cual revela que:

  • Se trata de accidentes con personas de una edad media de 36 años.
  • La proporción de accidentes in itinere, entre hombres y mujeres, se mantiene muy igualada.
  • En este tipo de accidentes, es más habitual que esté implicado un vehículo turismo que una motocicleta o un camión.
  • Los días en los que es más frecuente que se produzca este tipo de accidentes son los lunes.
  • Las horas en las que se dan más habitualmente los accidentes in itinere son las de entrada y salida del trabajo, tanto a primera de la mañana como en las últimas de la tarde.

Sin embargo, es importante conocer las principales causas detectadas en estos accidentes. Los principales factores que contribuyen a los accidentes in itinere son:

Factores humanos

Dentro de los factores que contribuyen a que tengan lugar estos accidentes, se encuentran los ligados al factor humano. Las personas, por el mero hecho de existir, se ven sometidas a factores externos, que pueden influir negativamente en su conducción e influir en que estos accidentes se produzcan. Dentro de estos factores, se pueden incluir:

  1. Las prisas. Una de las principales causas de accidente in itinere se encuentra ligada a las prisas por llegar al trabajo. Tener horarios que cumplir o la necesidad de fichar a unas horas determinadas contribuyen a que el trabajador manifieste cierta tensión al volante, en especial, a lo largo de las primeras horas de la mañana.
  2. El teléfono. Otra de las causas más habituales de estos accidentes es el uso del teléfono durante la conducción (sobre todo, los manos libres). En conversaciones de larga duración o sobre temas complejos para el conductor, se baja la atención en la circulación y es más fácil sufrir un accidente.
  3. La rutina. La realización de trayectos rutinarios, en los que habitualmente se relaja la atención, hace más fácil sufrir algún accidente de tráfico. En muchos casos, es recomendable modificar la ruta con cierta frecuencia.
  4. Concienciación y distracciones. La falta de concienciación del trabajador sobre la importancia de prestar una mayor atención a la conducción y existencia de distracciones que puedan afectar a su atención es un elemento que también debe ser tenido en cuenta.
  5. El respeto a las normas de circulación. Una buena conducción asegura que los accidentes no se produzcan. Una causa habitual de estos accidentes es la falta de atención al cumplimiento de las normas de circulación por parte de los conductores.

Factores relacionados con los vehículos

Existen otros factores vinculados al vehículo que tienen una influencia determinante en la probabilidad de sufrir este tipo de accidentes. Algunos de estos factores son:

1. Estado del vehículo. El mantenimiento del vehículo en condiciones adecuadas es un factor que se debe tener en cuenta como causa habitual en este tipo de accidentes. Los trabajadores deben llevar un control adecuado de las condiciones mecánicas del vehículo que facilite circular en condiciones óptimas.

Factores relacionados con el estado de las carreteras

En este grupo de factores, se incluirían todos los aspectos relacionados con el estado en el que se encuentra el asfalto de las carreteras en los trayectos que los trabajadores deben realizar. Algunos de estos factores son:

  1. Asfalto irregular. En muchas ocasiones, el asfalto puede presentar irregularidades y socavones que pueden afectar a la conducción y favorecer el desarrollo de accidentes.
  2. Poca visibilidad. En muchas carreteras, hay zonas donde es fácil que los vehículos puedan tener accidentes, por la poca visibilidad ligada a cambios de rasante, o estar ubicadas en áreas con curvas muy cerradas o propensas a sufrir las inclemencias del tiempo, como la niebla o nieve. Son factores que tienen una gran incidencia en estos accidentes.
  3. Piso deslizante. La presencia de gravilla en el asfalto o las zonas donde es fácil la formación de nieve también contribuye a que los accidentes in itinere sean más habituales.
  4. Inclemencias del tiempo. En algunas zonas, son habituales las situaciones meteorológicas extremas, caracterizadas por lluvia, nieve, viento, etc. Son también factores que pueden aumentar los riesgos de estos accidentes.

Cabe tener presente que, con carácter general, estos accidentes se producen por una combinación de varios factores de los señalados, que es lo que contribuye a que las estadísticas sean más elevadas.

Ante esta situación, se deben adoptar medidas tanto por parte de los organismos públicos como por parte de las empresas, para ayudar a que las cifras mostradas sobre los accidentes in itinere se reduzcan. Entre las medidas que pueden adoptarse para ello, se encuentran:

  • Prevención de riesgos laborales. Una de las medidas habituales que se proponen para paliar los efectos de estos accidentes es la inclusión de medidas de seguridad vial en los planes de prevención de riesgos laborales de las empresas. Las propias organizaciones pueden tener un impacto muy positivo en la prevención y reducción de estos accidentes de tráfico in itinere.
  • Formación del trabajador. Es necesario, igualmente, que las empresas formen a los trabajadores en aquellos factores de riesgos y alerten, para que puedan estar más atentos a ellos en sus desplazamientos. La formación, en estos casos, suele tener un impacto muy positivo.
  • Plan de movilidad laboral. En muchas empresas comprometidas con el medio ambiente y un alto nivel de compromiso, se deben elaborar planes de movilidad laboral que permitan evaluar los riesgos y facilitar al trabajador un plan de acción para realizar desplazamientos eficientes y hacer un uso práctico del vehículo privado. El principal objetivo de estos planes es establecer una conciliación entre los intereses económicos de la empresa y las demandas de los trabajadores para tener una movilidad sostenible y de calidad en sus desplazamientos.
  • Desde la Dirección General de Tráfico, se llevan a cabo medidas, dentro de la estrategia de Seguridad Vial 2011-2020, orientadas a crear campañas de concienciación entre los trabajadores, para que puedan realizar sus desplazamientos en condiciones seguras.
  • Planes de seguridad vial. Estos planes elaborados por las empresas recogen información sobre los trabajadores y la situación de cada uno de ellos respecto a los desplazamientos hacia y desde la empresa. La información recogida con base en los cuestionarios y el análisis realizado en conjunto con las compañías aseguradoras contribuirán al desarrollo de estos planes.

Según lo visto hasta el momento, este tipo de accidentes ocupa un lugar importante en el devenir económico y laboral del país y debe ser tenido muy en cuenta por las empresas e instituciones, de cara a su reducción.

Formación relacionada

La página web www.cerem.pe utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir