Autónomos. Nuevas prestaciones y su cotización

Autónomos. Nuevas prestaciones y su cotización
Estas son algunas de las novedades que 2019 ha traído para el trabajador autónomo en lo referente a prestaciones y cotización en la Seguridad Social

En España, el autónomo representa uno de cada cinco empleos, según los datos oficiales aportados por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos. Esto significa que más de cuatro millones de personas están formando parte del colectivo de autónomos. Entre ellos, 3,2 millones cotizan en el RETA. Además, los autónomos en España durante el año 2018 crearon 196 empleos cada día, por lo que, sin duda, representan un gran núcleo de empleadores.

Este año, debido a los cambios fiscales que se han producido en materia laboral, los autónomos necesitarán atender a nuevas obligaciones, a la vez que disfrutarán de nuevos beneficios. Algunas de las novedades más destacables que trajo consigo la entrada de 2019 son el cambio en el tipo y la base de cotización de los autónomos y la cuota que pagan cada mes a la Seguridad Social, que se ha visto incrementada debido a las mejoras que incorpora.

A continuación, haremos un repaso a las novedades en prestaciones y obligaciones de este colectivo desde el 1 de enero de 2019.

ATA: «un buen año, pero es posible seguir mejorando»

La Asociación de Trabajadores Autónomos confía en que durante 2019 las condiciones laborales de los autónomos mejoren en gran medida, adquiriendo nuevos derechos y ampliando la protección social de la que disfrutan.

Según esta asociación, durante este año se espera que se incorporen al régimen de autónomos 35 000 personas más. También se prevé que, en su conjunto, el colectivo autónomo genere alrededor de 65 000 empleos asalariados. De esta forma, la cifra absoluta de empleos generados será de alrededor de 120 000.

ATA ha afirmado que 2019 está llamado a ser un año en el que los autónomos adquieran nuevos derechos y se acerquen un paso más hacia la equiparación con las ventajas de las que disfrutan el resto de trabajadores.

Pero, a pesar de esto, todavía queda mucho por hacer para conseguir todos los objetivos. Una de las medidas que, según ATA, deben implementarse para incrementar el bienestar de estos trabajadores es aclarar la situación de los autónomos que cotizan por módulos. La finalidad es que estos no tengan que estar pendientes de efectuar prórrogas cada año. Además, ATA ha afirmado que hay que seguir eliminando las trabas todavía existentes para facilitar el emprendimiento y conseguir que los autónomos sean capaces de generar más empleo.

Todas las ventajas concedidas a los autónomos durante este año fueron recogidas en un acuerdo que se rubricó el pasado mes de diciembre y que comenzó a ponerse en marcha en enero.

Una Seguridad Social más «cara»

Otro de los cambios que se incluyeron en las novedades para los autónomos de este año es el hecho de que la cuota para la Seguridad Social es más elevada. Han aumentado sus prestaciones, pero también su cotización. En este caso, hablamos de un 1,25 % de aumento en la base mínima. También el tipo de cotización ha subido del 29,8 al 30 %. Por tanto, la cuota que los autónomos deben pagar de forma mensual ha aumentado de media en 5,36 euros al mes (64 euros al año) para quienes funcionen como persona física. En el caso de los autónomos societarios, el aumento mensual queda en 6,89 euros, es decir, 82 euros anuales.

También ha aumentado la tarifa plana que, hasta el año pasado, era de 50 euros mensuales. Desde el pasado enero, esta tarifa ha aumentado hasta alcanzar 60 euros. Sin embargo, se mantienen las bonificaciones posteriores del 50 y el 30 % de la cuota una vez superados los doce primeros meses sujetos a esa tarifa. Ambos descuentos se mantienen durante seis meses cada uno. Los beneficiarios de esta tarifa plana podrán acceder con este pago a los derechos por contingencias, aunque no podrán beneficiarse de los derechos relacionados con el cese de actividad.

Nuevos derechos para los autónomos y más protección social

Todas estas modificaciones referentes a las cuotas que se han mencionado en el punto anterior fueron establecidas a cambio de ciertas mejoras en las prestaciones que reciben los autónomos desde principios de este año. El acuerdo que se alcanzó en diciembre del año pasado implicaba que los autónomos tienen derecho a cobrar una prestación por desempleo, de forma que se ha logrado el acceso real a esta prestación, se han flexibilizado las condiciones necesarias para conseguirla y se ha ampliado la duración de las prestaciones.

Además, los autónomos ya tienen derecho a cobrar una prestación si sufren un accidente en el trabajo o necesitan estar de baja por enfermedad profesional. En ambos casos, los profesionales podrán acceder a esta prestación desde el primer día de la baja. También podrán recibir formación de forma continua y reciclaje profesional para mejorar sus conocimientos sobre la materia en la que trabajen.

Quienes sufran una baja, tendrán derecho a no pagar la Seguridad Social a partir del segundo mes de baja por enfermedad o incapacidad temporal. Por último, podrán obtener la tarifa plana de 60 euros durante doce meses, sin el requisito de haber tenido que cesar su actividad previamente, en los 24 meses posteriores a la prestación de baja por maternidad.

Un pilar fundamental en la economía

No cabe duda de que el colectivo de autónomos en España representa un pilar fundamental de la economía, ya que colabora en gran medida en la creación de empleo. ATA ha mencionado que los autónomos que no cuentan con asalariados a su cargo aumentaron en 65 000 personas durante el año 2018. Frente a eso, los autónomos empleadores descendieron muy poco: solo 9.200 menos. También descendieron los miembros de cooperativas en 1.600 personas y los de ayuda familiar en la cifra de 19 500.

También ha querido destacarse que, desde hace unos meses, la cifra total de autónomos ha superado las que se manejaban hace diez años. En este sentido, actualmente están censados un 1,9 % más de autónomos que en julio de 2009. Al mismo tiempo, el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) ha duplicado el número de trabajadores autónomos dedicados al sector educativo (que ha aumentado un 49,2 %), al sanitario (que lo ha hecho en un 50,7 %) y al inmobiliario (un 52 % superior).

Del mismo modo, se ha producido un aumento del 40 % en el número de autónomos que han comenzado a desarrollar su actividad dentro del sector de la comunicación y del 38,8 % en los que se dedican a actividades técnicas, científicas y profesionales. Por tanto, existen varios sectores que han visto aumentar su cifra de autónomos en buena medida.

Por contra, también hay otros sectores que han visto cómo su masa de autónomos disminuía. Es el caso, por ejemplo, del sector de la construcción, cuyo número ha descendido en un 21,6 %; el de la agricultura, que ha ído un 9,8 %; el de la industria, que tuvo un crecimiento negativo del 7,4 %, y los transportes, sector en el que el número de autónomos se ha reducido en un 5,6 %.

La «agenda del cambio» en el mercado laboral

La «agenda del cambio» es una ruta económica paralela que ha presentado el Consejo de Ministros y que cuenta con más de 60 medidas proyectadas sobre seis áreas. Entre ellas, las más destacables son las reformas que se focalizan en un avance hacia un mercado laboral más eficiente y justo, con el objetivo de que se reduzca la tasa de paro que existe actualmente, combatiendo también la dualidad y la precariedad.

Con todo esto, el Gobierno pretende que el menú de contratos de trabajo sea más simple, así como elaborar un nuevo Estatuto de Trabajadores, abordando también una reforma del sistema de la Seguridad Social. En esta agenda de cambio presentada se incluyen un total de quince medidas, de las cuales solamente dos están en marcha a día de hoy: el plan de choque por el empleo joven y el aumento del salario mínimo interprofesional hasta los 900 euros.

A pesar de esto, ATA considera que después de la crisis económica hubo un cambio en el mercado laboral y que no volverá a ser el mismo. Por tanto, aunque existan sectores tradicionales que sigan dando trabajo y que sigan abarcando la mayoría de las actividades que realizan los autónomos, existen nuevos emprendedores que han destacado por su talento, su innovación y el uso de las tecnologías, demostrando que hay otros nichos de mercado a los que es necesario prestar atención pues constituyen otra forma de generar ingresos y ganarse la vida.

Estas han sido las novedades más importantes en materia de prestaciones y cotización que presenta el año 2019 para los autónomos. Como se ha mencionado, desde principios de año cada autónomo tiene una cuota más alta que pagar, pero a cambio de esta cotización más alta disfruta de más derechos y más protección social. Aunque según ha mencionado ATA, todavía queda trabajo para equiparar los beneficios de los autónomos con los del resto de trabajadores y para que el Gobierno aplique las medidas necesarias para adaptarse a los nuevos tiempos, donde el talento y la tecnología forman un pilar fundamental de la economía.

Formación relacionada

La página web www.cerem.pe utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir