Big Data, el aliado estratégico del comercio electrónico

Big Data, el aliado estratégico del comercio electrónico
El Big Data es una herramienta esencial para conocer a los clientes y optimizar el comercio electrónico. Conoce cómo impulsar el negocio desde la data.

Si una empresa puede anticipar qué quiere su cliente, por qué lo desea, cuándo lo desea, cuánto puede pagar por ello, y además entregarlo de manera satisfactoria, buena parte del camino hacia la optimización del negocio y maximización de las ventas está recorrido. Y con el Big Data, este escenario, que puede sonar idílico, es posible.

Actualmente el mundo atraviesa una nueva revolución industrial, liderada por la digitalización y la tecnología, y uno de los principales elementos que sirve de alimento a las mismas es la información. Prácticamente cualquier interacción que se haga en el mundo digital deja una huella, una marca que se puede rastrear, y que una vez analizada es insumo invaluable para conocer a determinado individuo.

Es allí donde entra el Big Data. Una forma de definirlo es como la gestión y análisis de enormes cantidades de información o datos que no pueden ser procesados por sistemas de software convencionales, porque el volumen de la data supera su capacidad de procesamiento algorítmico. Es decir, se deben crear sistemas específicos para poder procesar toda esta información.

El origen de esta data puede ir desde información sencilla como datos de formularios, pasando por correos electrónicos, archivos de audio, imágenes digitales, sensores de cámara, datos de encuestas, por mencionar algunas fuentes. El objetivo del Big Data es transformar todo este conjunto de datos, que pueden estar estructurados o no, en información accesible y valiosa para los tomadores de decisiones.

Y aunque las grandes empresas ya llevaban mucho tiempo manejando grandes volúmenes de información, la evolución de la tecnología dio acceso a una mayor cantidad de datos por lo que se vieron obligados a crear herramientas para analizarlos.

Hoy en día el Big Data juega un papel fundamental en diferentes aspectos empresariales; entre ellos, conocer los hábitos de compra de las personas, sus necesidades, características, y demás datos para optimizar un negocio, incluyendo su comercio electrónico.

Y aunque el Big Data puede emplearse para decenas de disciplinas o áreas de negocios, que pueden ir desde la medicina, automoción, arquitectura, ingeniería, seguridad, entre muchas otras, el comercio electrónico es una de las ramas en las que más provecho se le puede sacar, incluso para las pequeñas empresas.

¿Por qué es importante el Big Data?

Gracias a toda la información que hay en la red sobre cada individuo, con un sistema de Big Data robusto una empresa puede estructurar el perfil con los hábitos de compra de sus clientes, con datos sencillos como los demográficos, hasta aquellos que dan más detalle de cada uno como el valor promedio de cada compra, su ubicación geográfica, hora a la que se conecta para visitar el comercio electrónico, tiempo de visualización de cada producto, abandono de carrito, los medios de pago que utiliza, estimar los otros individuos que interactúan con el sujeto en su hogar, entre muchos otros datos.

Por ejemplo, hay marketplaces que, con la información mencionada, y datos adicionales, configuran el perfil de un cliente de una manera tan detallada como para elaborar un perfil de riesgo crediticio y saber si dicha persona es un buen sujeto para recibir una línea de crédito por parte del marketplace.

A continuación, se presentan cuatro elementos que detallan la importancia del Big Data para el comercio electrónico:

1. Ventajas competitivas

En la medida que ha ido creciendo el acceso a Internet, aunado a otros factores como la pandemia, el comercio electrónico se ha convertido en una necesidad en los negocios y la gran mayoría de las empresas lo saben; es decir, la competencia es alta.

A través del Big Data se puede ganar una ventaja competitiva mediante la definición de estrategias de ventas más adecuadas para el negocio y que apunten al verdadero público objetivo. Estrategias que además pueden personalizarse, lo cual se ha vuelto fundamental dentro el ecommerce. También se puede conocer cómo actúa la competencia para poder diferenciarse positivamente, y las expectativas de sus consumidores.

2. Rastrear el alto volumen de datos

Decir que el infinito aumenta suena redundante, pero con la cantidad de información disponible en Internet, en la actualidad, es lo más cercano a la realidad. Cada día hay más dispositivos capaces de proporcionar información que determina el comportamiento de las personas.

El siguiente paso dentro de la revolución de datos disponibles se está dando con la llegada de las redes 5G y el Internet de las Cosas (IoT). Las redes 5G permiten la transmisión de datos entre 10 y 20 veces más rápido que las redes 4G, y permitirá la conexión de más dispositivos, y por ende habrá mayor acceso a información.

Cuando a la velocidad de transmisión se suma la capacidad de un elemento como un refrigerador de generar datos, se puede llegar a conocer hasta con qué frecuencia una persona repone el ketchup en su casa.

Con el Big Data todos estos datos, y los que sigan surgiendo, pueden rastrearse, contabilizarse y emplearse para tomar decisiones estratégicas dentro del negocio. Sin duda, aquellas empresas que sepan seguir todas las huellas que sus clientes, y potenciales clientes, dejen en el ciberespacio son las que estarán un paso adelante en el constante camino al éxito.

3. Seguimiento preciso del consumidor

El comportamiento de una persona hoy puede ser muy distinto al que tenía hace seis meses, y lo mismo aplica para sus hábitos de compra. La transformación digital también influye en el comportamiento de los consumidores, que cada día tienen acceso a más información, opiniones, todos elementos que pueden incidir en sus decisiones.

Asimismo, cada día la interacción entre las empresas y sus clientes es mayor, por lo que la posibilidad de estar al tanto de los cambios en su comportamiento es más sencilla. Utilizando herramientas de Big Data se puede hacer este seguimiento que permita conocer si hay cambios en las preferencias del cliente y predecir conductas que puedan impactar directamente en el negocio.

4. Puntos de mejora

Gracias al Big Data se puede llegar a conocer qué piensan las personas de cada negocio y cómo reaccionan a las acciones que se toman dentro del mismo. Una de las tareas del Big Data es precisamente ofrecer datos precisos sobre las interacciones que los consumidores tienen con la plataforma del negocio para conocer las áreas de mejora de esta.

La información siempre ha sido un activo valioso para los negocios, y actualmente es imperativo que las decisiones que se tomen estén respaldadas por datos concretos.

Pilares del Big Data

Originalmente se consideraba que el Big Data tenía tres pilares fundamentales, sus tres V: volumen, variedad y velocidad. Pero con el pasar de los años se han agregado dos elementos más: veracidad y valor del dato. Es decir, hoy se puede hablar de cinco pilares que conforman el Big Data.

  1. Volumen: dada la rapidez con la que evoluciona la información en el mundo digital, el concepto de volumen de datos también lo hace. Sin embargo, en este caso los grandes volúmenes de información se pueden referir a cantidades como cientos o miles de Terabytes o Petabytes (1.000 terabytes), es decir, mucho más que los miles de Gigabytes que una computadora corriente está acostumbrada a procesar.
  2. Variedad: se refiere a los tipos de datos que el software recibe, y pueden ser de tres tipos. Estructurados, semiestructurados o no estructurados.
  3. Velocidad: es la velocidad con la que los datos en cuestión son recibidos, procesados y analizados para tomar decisiones con ellos. Aunque pueda ser más complejo, lo ideal es que los resultados sean arrojados en tiempo real, en especial si se quiere brindar una experiencia personalizada durante una compra en un comercio electrónico.
  4. Veracidad: es la confianza que se puede tener sobre la información procesada, que la misma sea de calidad, y que pueda evolucionar y agregar otros elementos como el tiempo y el comportamiento de la economía.
  5. Valor: se refiere a la importancia que tiene para el negocio la información que se está analizando. Se debe hacer una preselección de los datos fundamentales, con lo que el proceso de procesamiento se hace más rápido y preciso.

Ventajas para el comercio electrónico

Dos palabras que se pueden utilizar para englobar las ventajas del Big Data dentro del comercio electrónico son: optimización y personalización. El conocimiento detallado que posibilita tener de todas las áreas del negocio, cliente incluido, es una herramienta que permite estar por delante de los competidores.

A continuación, se presentan siete ventajas que el Big Data trae el comercio electrónico:

  1. Mejorar la experiencia del usuario: la UX es cada vez más valorada por los clientes; no solo importa la calidad del producto y su valor, sino también lo experimentado durante la adquisición de este. Problemas en la usabilidad de la plataforma del ecommerce puede resultar en una mala experiencia y hacer que el cliente no regrese. Con toda la información a disposición se puede no solo brindar una experiencia personalizada basándose en los hábitos de compra, sino también enviar contenidos interactivos de su interés, o anuncios basados en su análisis de perfil. Asimismo, se puede determinar si todos los elementos de la página web están arrojando el resultado deseado, o si alguno de ellos requiere de atención de acuerdo con la respuesta que está obteniendo por parte del público.
  2. Predecir la demanda: gracias a la información existente, y a los patrones que adoptan los clientes, a través del Big Data se puede tratar de predecir la demanda futura de un determinado bien y tendencias de consumo. Con estos elementos en mano, un negocio puede anticipar a su competencia campañas de marketing y ganar posicionamiento ante su público objetivo. Incluso puede adaptar productos en función de dicha predicción sobre las preferencias de sus clientes.
  3. Posicionamiento en línea: si se quiere tener una estrategia de marketing digital exitosa el Big Data es fundamental, pues todos los datos disponibles le permiten ser más segmentada, asertiva, orientada, en consecuencia, más eficiente. Entre las herramientas de marketing que se pueden emplear a través del Big Data están el voice commerce, uso de la voz dentro del proceso de compra en línea; social commerce, que no solo se circunscribe a la venta a través de redes sociales, sino también otras actividades como la búsqueda de opiniones de otros clientes, y reviews sobre el producto, por mencionar algunos; finalmente, la utilización de buscadores o SEO es fundamental para posicionarse mejor en Internet, y en el caso de las tiendas virtuales el proceso debe ser un poco más técnico porque es necesario “mostrar” a los buscadores las características específicas de los productos que destacan sobre la competencia.
  4. Optimización de almacenaje y distribución: cuando se habla de comercio electrónico probablemente pocas cosas generan una experiencia del usuario más negativa que información errónea sobre el stock de un producto, o que el mismo no sea entregado en el lapso prometido. Para evitar estos inconvenientes, el Big Data es fundamental para: saber en qué período un producto es más demandado, reducir los tiempos de entrega generando rutas o procesos de entrega más eficientes, automatizar datos de los productos como tamaños disponibles, colores, cantidades, etc. para generar experiencias positivas en los usuarios.
  5. Atención personalizada: la personalización ayuda a crear interacciones más personales, humanas y cercanas, y los datos que se generan con el Big Data permiten crear esta personalización. La digitalización del comercio ha acercado las empresas a los clientes, y esto abre la puerta a ofrecer nuevas recomendaciones y experiencias que no solo se traduzcan en ventas sino también un empuje para la fidelización de marca.
  6. Entender los huecos en el proceso de compra: en el comercio electrónico con el Big Data no solo se puede incentivar la compra, sino también conocer a detalle el comportamiento del consumidor durante todo el proceso de compra, lo cual permite identificar si existe alguna obstrucción para su posterior mejora.
  7. Encontrar el momento exacto: con el conocimiento de los hábitos de compra y demás herramientas del Big Data, los negocios pueden determinar cuál es el momento más oportuno para abordar al cliente, para que el acercamiento se vea como una solución a una determinada necesidad, y no como una venta más a la que se enfrenta la persona. Además, con esta información se puede garantizar que el acercamiento se haga sobre clientes que realmente estén interesados en el producto o sobre potenciales clientes.

Big Data en la logística

Como ya se ha reiterado, Big Data es el procesamiento de mucha información puesta al servicio de los negocios, y el eslabón de la logística no escapa de ello. Hay miles de datos que se pueden recopilar para hacer más eficiente el proceso logístico y brindar una mejor experiencia al usuario.

Entre los cinco aspectos en que se puede aplicar Big Data dentro de la logística se encuentran:

  • Última milla: es donde suelen ocurrir más problemas al momento y donde suele haber más pérdida dentro del comercio electrónico. Con el IoT, la transmisión de datos en tiempo real y el Big Data se pueden neutralizar algunos riesgos en esta etapa del proceso de compra, como el tráfico, la ubicación de la carga, las zonas de riesgo que puede atravesar, así como la disponibilidad del cliente para recibir el producto.
  • Control de fraude: Con la supervisión en tiempo real de la carga y los vehículos, se pueden evitar posturas que comprometan la productividad y la eficacia en el proceso de entrega.
  • Enrutamiento: la información es vasta, tanto que se pueden trazar rutas y horarios mucho más eficientes, para mejorar el proceso logístico. Tasas de accidentes, áreas de riesgos ambientales o sociales, tráfico, entre otras variables son datos que se pueden analizar dentro del Big Data. 
  • Confiabilidad: así como el Big Data se utiliza en los procesos internos del negocio, también se puede poner a disposición de clientes o proveedores. En este caso, la transparencia generada por las actualizaciones de datos en tiempo real funciona como un controlador para la fiabilidad externa, es decir, el mercado puede tener en cuenta el nivel de confiabilidad de la empresa.
  • Almacenes y stocks: automatización en procesos de inventario y almacenes más inteligentes son otras aplicaciones del Big Data al proceso logístico, en este caso apoyado por el IoT, para optimizar el comercio electrónico.

Formación relacionada

Comentarios (1)

Responder

Yisela Herrera

Enviado el

Un excelente elemento

La página web www.cerem.pe utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir