Desempleo. Prestaciones contributivas y asistenciales

Con las prestaciones por desempleo se protege la situación del trabajador que, a pesar de querer y poder trabajar, pierde su empleo o ve reducida su jornada ordinaria de trabajo y consecuentemente su remuneración.

Las prestaciones de desempleo se encuentran reguladas en Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social y Real Decreto 625/1985, de 2 de abril, por el que se desarrolla la Ley 31/1984, de 2 de agosto, de protección por desempleo

El sistema de Seguridad Social prevé una protección contributiva, es decir para aquellos trabajadores que han cotizado, y un nivel asistencial, complementario del contributivo, con el objeto de garantizar unos ingresos mínimos.

A nivel contributivo la prestación de desempleo está dirigido a los trabajadores por cuenta ajena incluidos en el régimen general como en determinados regímenes especiales con independencia que el contrato sea indefinido o temporal.

No tendrían la protección de desempleo, entre otros, los asimilados a beneficiarios del régimen general, pero sin derecho a desempleo como los consejeros y administradores de las sociedades de capital o sociedades laborales, los becarios o los empleados de hogar.

Para tener derecho a las prestaciones contributivas es necesario estar de alta o asimilada al alta (excedencia forzosa, incapacidad temporal, la situación cotizada durante el periodo correspondiente a las vacaciones etc.)

También es necesario tener un periodo mínimo de cotización de 360 días cotizados dentro de los seis años anteriores a la situación legal de desempleo o al momento en que ceso la obligación de cotizar.

Requisito fundamental para acceder a las prestaciones por desempleo es estar en situación legal de desempleo, es decir, haber cesado en el trabajo por causa no imputable al trabajador como son los casos de despido, aunque este sea procedente, resolución del contrato por voluntad del trabajador por impago de salarios, jubilación muerte o incapacidad del empresario etc.

Son muchas las dudas planteadas por los trabajadores en supuestos como la no superación del periodo de prueba a instancia del trabajador, la expiración del tiempo convenido o la realización de la obra o servicio objeto del contrato cuando es denunciada por el propio trabajador o la solicitud de excedencia voluntaria, en todos estos supuestos el trabajador no está en situación legal de desempleo y por lo tanto no puede acceder a las prestaciones de desempleo al colocarse voluntariamente en una situación de paro.

Otro requisito, además de estar inscrito como demandante de empleo es acreditar disponibilidad para buscar activamente y para aceptar colocación adecuada a través de la suscripción del compromiso de actividad.

La duración de la prestación oscila entre los 120 días a los 720 días en función de la cotización y con una cuantía del 70% de la base reguladora durante los 180 primeros días y del 50% el resto de los días. Siendo la base reguladora el promedio de la base por la que se haya cotizado por esa contingencia durante los 180 días del periodo anterior a la situación legal de desempleo.

A nivel asistencial, y con la finalidad de solventar la falta de recursos económicos que la situación de desempleo provoca cuando se han agotado las prestaciones contributivas o no se llega a ellas por carecer de cotización mínima de 360 días se prevea por el sistema subsidios que favorecen a los siguientes colectivos:

Con responsabilidades familiares:

Menor de 45 años con cargas familiares

Agotada la prestación de, al menos 120 días.                 Duración 18 meses

Agotada la prestación de, al menos 180 días.                 Duración 24 meses

Mayor de 45 años con cargas familiares

Agotada la prestación de, al menos 120 días.                 Duración 24 meses

Agotada la prestación de, al menos 180 días.                 Duración 30 meses

Mayor de 45 años sin cargas familiares

Agotada prestación                                                     Duración 6 meses

Cualquier edad, no prestación contributiva anterior con cargas familiares 

Cotizado tres meses                                                    Duración 3 meses

Cotizado cuatro meses                                                Duración 4 meses

Cotizado cinco meses                                                  Duración 5 meses

Cotizado seis meses o más                                           Duración 6 meses

Si no tuviera cargas familiares y con seis o más meses cotizados el subsidio tendría una duración de 6 meses.

 

Mayor de 52 años                                           

Duración hasta la jubilación

Incapaz objeto de revisión y liberados de prisión

Duración 18 meses

La cuantía del subsidio en cualquiera de las situaciones que lo originan es el 80% del indicador público de renta de efectos múltiples IPREM que para 2019 es de 430,27 euros.

Uno de los requisitos para acceder a estos subsidios es carecer de rentas superiores al 75% del SMI Excluidas las pagas extraordinarias, para el 2019 asciende a 675 euros mensuales.

Por responsabilidades familiares se entiende tener a cargo al cónyuge, hijos menores de 26 años o mayores incapacitados salvo que tengan rentas superiores al 75% del SMI, se requiere también que la renta del conjunto de la unidad familiar incluido el solicitante, dividido por el número de miembros no supere esa cuantía.

Por último, analizaremos lo que se denomina RENTA ACTIVA DE INSERCIÓN que forma parte de la acción protectora del desempleo, pero con carácter específico al nivel contributivo o asistencial y va dirigida a los desempleados con especiales necesidades económicas y dificultad por encontrar empleo.

Está regulado en el Real Decreto 1369/2006, de 24 de noviembre, por el que se regula el programa de renta activa de inserción para desempleados con especiales necesidades económicas y dificultad para encontrar empleo

Podrán ser beneficiarios del programa los trabajadores desempleados menores de 65 años que, a la fecha de solicitud de incorporación, además de suscribir el compromiso de actividad, reúnan los siguientes requisitos:

a) Ser mayor de 45 años.

b) Ser demandante de empleo inscrito ininterrumpidamente como desempleado en la oficina de empleo durante 12 o más meses.

c) Haber extinguido la prestación por desempleo de nivel contributivo y/o el subsidio por desempleo de nivel asistencial, salvo que se tenga un grado de discapacidad del 33%, o una incapacidad que suponga una disminución de su capacidad laboral en el mismo porcentaje, que sea víctima de violencia de género o domestica acreditada o ser emigrante retornado que hubieran trabajado en el extranjero al menos 6 meses, desde su última salida.

d) Carecer de rentas, de cualquier naturaleza, superiores en cómputo mensual al 75 por ciento del salario mínimo interprofesional, excluida la parte proporcional de dos pagas extraordinarias.

Los trabajadores, además, de reunir los requisitos exigidos en los apartados anteriores de este artículo, deben cumplir los dos siguientes:

a) No haber sido beneficiario de la renta activa de inserción en los 365 días naturales anteriores a la fecha de solicitud del derecho a la admisión al programa, salvo en el caso de los que acrediten un grado de minusvalía igual o superior al 33 por ciento o la condición de víctima de violencia de género o doméstica.

b) No haber sido beneficiario de tres derechos al programa de renta activa de inserción anteriores, aunque no se hubieran disfrutado por el periodo de duración máxima de la renta.

La cuantía de la renta será igual al 80 por ciento del indicador público de renta de efectos múltiples (IPREM) mensual vigente en cada momento.

Comentarios (1)

Responder

Adil el farssi

Enviado el

Hola , he cotizado 213 días y estoy casado y con un hijo ,no tengo paro ,que ayudas puedo pedir ?

La página web www.cerem.pe utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir