E-guide de ayuda a la gestión del estrés laboral

E-guide de ayuda a la gestión del estrés laboral
¿Cómo repercute el estrés laboral en Europa? ¿Qué soluciones que propone Europa? ¿Qué dice la guía europea para la gestión del estrés?

El estrés laboral es un problema real que deben afrontar las empresas. A pesar de su importancia, por la influencia que tiene en el absentismo laboral, la pérdida de jornadas laborales y otras consecuencias, el porcentaje de centros de trabajo que disponen de procesos para abordar el tema sigue siendo bajo.

Cómo repercute el estrés laboral en Europa

En Europa, la seguridad y salud son unas partes importantes de la realidad laboral de la región y temas de agenda a los que se busca dar soluciones efectivas. No puede ser de otra manera, pues, tal y como se ha sabido recientemente, en la cumbre europea celebrada en Bilbao “Trabajos saludables: gestionemos el estrés”, el estrés laboral cuesta a Europa 136.000 millones de euros al año. Los problemas de salud que se relacionan con el trabajo son muchos, pero, aunque pueda parecer sorprendente, el estrés es el segundo en la lista.

El precio que Europa paga por este motivo se calcula por la cantidad de jornadas de trabajo que se pierden a causa del estrés: nada menos que casi la mitad del total. La Comisaria Europea de Empleo, Asuntos Sociales, Capacidad y Movilidad Laboral destacó, durante la cumbre, que los problemas de salud laboral cuestan a Europa hasta un 3,8 % del PIB global.

Cabe decir que la Cumbre reúne a cientos de profesionales de la prevención de riesgos laborales, además de muchos responsables políticos de salud laboral europeos. La próxima cumbre tendrá como temática la promoción de una vida de trabajo sostenible, bajo el lema “Trabajos saludables en cada edad”.

Las soluciones que propone Europa

La degradación de la salud mental de los trabajadores es un punto importante en la agenda europea, que busca restaurar el equilibrio entre la eficiencia empresarial y el progreso de las sociedades. Son conocidos los riesgos de ciertas condiciones laborales y el cambio fuerte que se está produciendo hacia la digitalización y se toman, por tanto, medidas de prevención.

La Agencia Europea SST para la Seguridad y Salud en el Trabajo (EU–OSHA) busca, justamente, gestionar el estrés, ayudar a las empresas y los empleados a aprender técnicas de gestión de la presión en el trabajo y evitar el riesgo psicosial. Para ello, ha creado una guía electrónica descargable gratuitamente vía Internet y disponible en varias lenguas europeas. Dicho documento tiene un claro enfoque hacia las pymes, las empresas que tienen menos recursos para la implantación de procesos que reduzcan la incidencia del estrés.

Durante 2014 y 2015, la EU-OSHA llevó a cabo la campaña para sensibilizar sobre la importancia de la gestión del estrés y, con esto en mente, se propuso los siguientes objetivos básicos:

  • Sensibilizar sobre el creciente problema del estrés en el trabajo y riesgo psicosocial que esto implica.
  • Facilitar y dar herramientas y orientaciones de tipo práctico para que las empresas puedan gestionar los riesgos psicosociales y el estrés en el trabajo.
  • Destacar aquellos efectos positivos de invertir tiempo en la gestión del estrés en el trabajo y los riesgos psicosociales. Remarcar también los beneficios empresariales de esta gestión.

La guía europea para la gestión del estrés

El contenido de la guía proporciona tanto a empresarios como a empresas y emprendedores pequeños algunas herramientas sobre qué es el estrés, qué lo provoca, cómo se puede gestionar, etc. También se toca en profundidad la situación legal del estrés, la OHSA y los efectos del estrés en las empresas y los trabajadores, así como sus consecuencias a nivel de salud.

La guía da visibilidad también a empresas que se consideran “saludables” para los empleados, para tener, de esta manera, disponibilidad para conocer buenas prácticas que sirvan de ejemplo para las empresas que se adentran por primera vez en este campo. La guía ofrece también enlaces externos; que profundizan en algunos aspectos, y un glosario de términos, para que el lector se pueda familiarizar con el contenido con mayor facilidad.

El riesgo psicosocial

El estrés y otros problemas cercanos a este de tipo mental son de los más importantes en Europa y pueden afectar a las empresas de diversas formas, en lo que se puede englobar como “riesgo psicosocial”. La guía de gestión del estrés que propone la Agencia Europea SST ofrece una amplia definición del “estrés” y su diferencia con otros términos con los que suele confundirse, como la presión positiva en el ámbito laboral. También detalla los significados que suelen dar las personas a las sensaciones que el estrés produce, como la activación del estrés que produce una liberación de reservas de energía del cuerpo, sin necesidad de estar realizando una actividad física.

Cómo hacer frente al estrés

La activación del estrés se produce, justamente, cuando las exigencias laborales son excesivas, hasta el punto de resultar imposible hacerles frente. Las personas sienten estrés cuando les resulta difícil afrontar una situación determinada y, aunque no se trata de una enfermedad como tal, puede cambiar el modo en el que funciona el organismo, de forma que el cuerpo se encuentra más propenso a enfermar o sentir agotamiento.

Las causas pueden ser muchas, pero, para que el empresario sepa detectar el estrés en sus trabajadores, debe conocer los efectos de este en su personalidad y trabajo. Por ejemplo, las personas que sufren estrés suelen cambiar su modo de pensar y forma de sentir y comportarse. A nivel emocional, las relaciones de amistad se resienten, la irritabilidad aumenta y la persona se siente fatigada continuamente. Las dificultades para dormir son también comunes, de manera que el cansancio es una constante, así como los desbordamientos de emoción (romper a llorar en el trabajo, etc.). A nivel cognitivo, el estrés se detecta cuando el funcionamiento mental se ve alterado. Esto se hace notar cuando el trabajador baja su rendimiento, no trabaja como antes, no se puede concentrar, no toma decisiones con la facilidad de antes o se encuentra en dificultad al aprender algo nuevo. A nivel conductual, el estrés vuelve a las personas más calladas y/o agresivas. Se puede notar el estrés en un aumento del consumo de tabaco y alcohol. También se suele notar un cambio en la puntualidad o el absentismo laboral.

¿Qué hacer para frenarlo?

Para reducir el riesgo psicosocial en el trabajo, es necesaria, como primer paso, la sensibilización. A continuación, es preciso realizar una evaluación y gestión de la prevención, con acciones de precaución y correctoras.

Sensibilizar: es necesario que todos los empleados sepan bien qué es el estrés, qué impacto puede tener, qué lo provoca, etc. A continuación, hay que elegir un enfoque para tratarlo, de acuerdo al tamaño de la empresa. Un buen ejemplo de sensibilización: una pyme financiera tenía problemas de satisfacción laboral y rendimiento. Cuando los supervisores obtuvieron información sobre las causas y efectos del estrés, pudieron realizar cambios importantes. Las personas que recibían tareas menores, por debajo de sus capacidades, empezaron a recibir mayores empeños y mejorar su satisfacción, por lo que se sintieron más valoradas.

Prevenir: la gestión de la prevención se basa en el reconocimiento de los factores de riesgo, como la falta de variedad en las tareas; el trabajo sin sentido; la sobrecarga y el ritmo intenso de trabajo; los horarios de trabajo imprevisibles, inflexibles o demasiado cambiantes; los controles excesivos y que limitan la participación de los empleados en la toma de decisiones; o la ambigüedad de los roles. También pueden afectar los tipos de contratos, la pobre remuneración, las escasas relaciones con los jefes o la mala comunicación interna. La acción preventiva debe atender a todos estos factores de riesgo.

Un clásico factor de riesgo es el conflicto de roles. Como ejemplo de buena práctica, se puede hablar de aquellos trabajadores supervisores cuyas obligaciones pueden generar conflictos. Cuando no hay suficiente tiempo para supervisar el trabajo de los compañeros y cumplir, a la vez, con sus propios objetivos, se sienten estresados y reducen la calidad de su trabajo. Al ajustar los objetivos de estas personas, la solución llega por sí misma, se reduce su nivel de estrés y aumenta su rendimiento.

De acuerdo con la guía de gestión de riesgo social y estrés que propone la Unión Europea, la empresa debe promocionar la salud creando resiliencia y motivando la actividad física y el consumo responsable del alcohol. Para ello, es práctico implementar ciertas normas en el día a día del trabajo.Por ejemplo, realizar pausas regulares durante la jornada, dar tiempo para la desconexión y evitar las horas extras. Es importante proponer actividades diferentes en el entorno laboral como medio para la relajación.

El estrés afecta notablemente a las empresas, ya que la mitad de las bajas se puede relacionar con el estrés, así como la reducción del rendimiento laboral y el aumento de los accidentes por falta de comunicación y concentración, apremio, etc. También afecta porque está comprobado que una quinta parte de la rotación de personal se relaciona con el estrés y las bajas que produce este duran hasta un 40 % más de tiempo que las causadas por otros factores, como, por ejemplo, los problemas musculo-esqueléticos.

Se espera que, en los próximos años, el estrés se convierta en una parte importante de la prevención de riesgos laborales para las empresas españolas.

Formación relacionada

La página web www.cerem.pe utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir