España muestra su perfil (ambiental)

El perfil ambiental de España tiene ciertas deficiencias pero con los objetivos marcados por la Unión Europea se confía en conseguir esos objetivos.

Se ha llegado a un punto en el que el Perfil Ambiental de España, así como el de Europa en general, se está viendo claramente amenazado por la creciente generación de residuos. Esta situación da como resultado un verdadero problema a nivel europeo, por lo que las principales autoridades competentes de cada país están tomando cartas en el asunto. Es evidente que la situación es crítica y hay que ponerse a trabajar seriamente para atajar el problema que perjudica al ser humano en primer lugar y al planeta en segundo.

Con motivo de esta situación acuciante, Europa, con la intención de organizar el panorama medioambiental, propuso en su día una serie de políticas recogidas en la jerarquía de residuos (Ley 22/2011 Art. 8) que van enfocadas a mejorar o hacer más sostenible la gestión de los residuos.

Jerarquía de residuos

Con el propósito de conseguir el mejor resultado en la gestión de los residuos y por ende la mejora del medio ambiente global, las Administraciones competentes europeas han establecido en esta jerarquía de residuos las siguientes políticas de actuación:

  • Prevención.
  • Preparación para la reutilización.
  • Reciclado.
  • Otro tipo de valorización, incluida la valorización energética.
  • Eliminación.

Si bien este es el guion propuesto, en el orden que se muestra, para alcanzar ese estado óptimo de gestión de los residuos, en el artículo 8 de la mencionada ley también se indica que no es algo escrito a fuego. Para gestionar mejor la generación de residuos en España, si fuese necesario, se podría alterar el orden propuesto en las políticas comentadas previa justificación mediante estudios de impactos medioambientales y sobre la salud humana, además de económicos y sociales tal y como se recoge en los artículos 1 y 7 de la citada ley.

Perfil ambiental en España

Existe un informe realizado por la Administración que no pretende otra cosa que abarcar un espectro bastante amplio de público al que concienciar. Para ello, ofrece información actualizada y veraz de la situación ambiental del país con relación, entre otros aspectos, a la generación de residuos en España. Este informe es anual y se llama Perfil Ambiental en España, conocido también por el acrónimo MITECO (Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico).

Principales problemas en España y sus posibles soluciones

La Comisión Europea ha hecho públicos una serie de informes en los que detalla los principales problemas en la gestión de los residuos y las posibles acciones paliativas a aplicar para poder minimizar el impacto ambiental en España. Los principales problemas en nuestro país son los siguientes según dichos informes:

  • Deficiente recogida de los residuos.
  • Ausencia de colaboración entre administraciones.
  • Métodos de responsabilidad ampliada insuficientes.
  • Insuficiente gestión de bioresiduos.

A partir de aquí es la Unión Europea la que exige a España un esfuerzo considerable para llevar a cabo una serie de recomendaciones para cumplir con los objetivos de la gestión de residuos en nuestro país. A saber:

  1. Añadir cierto impuesto nacional sobre el vertido de residuos.
  2. Plan de acción general de todos los planes regionales sobre residuos.
  3. Detección de las regiones con propensión a no cumplir la normativa.
  4. Detección de las zonas con mejores resultados respecto a los residuos y su gestión.
  5. Añadir planes de prevención en los planes regionales de gestión de los residuos.
  6. Añadir planes de gestión de biorresiduos en los planes de las diferentes regiones.
  7. Detección de los sistemas de recogida mejor gestionados.
  8. Recopilación de datos favorables respecto al tratamiento de residuos en las plantas de tratamiento (TMB).
  9. Recopilacion de datos favorables para biorresiduos desde la recogida separada en las plantas TMB y de compostaje.
  10. Detección de las plantas TMB más eficientes y sus características para conseguir el éxito en la transferencia de tecnología.
  11. Reforma del sistema de cargas de la gestión de residuos, vinculando progresivamente los costes a la generación.
  12. Reforma y generación de nuevos sistemas de responsabilidad del que produce.
  13. Someter a estadísticas los métodos de cálculo de residuos municipales biodegradables enviados a los vertederos.
  14. Someter a estudio las causas por las que los balances de masa son inconsistentes. Estos son reportados por las plantas de tratamiento y por la recogida de residuos.
  15. Control de los residuos internacionales a partir de sus flujos.
  16. Compartir las instalaciones de tratamiento aumentando su eficiencia.

Con este paquete de medidas propuesto por la Comisión Europea se pretende dar solución a los problemas comentados. La situación es realmente crítica.

Recurriendo nuevamente a la Ley 22/2011 sobre residuos y suelos contaminados, concretamente a su artículo 22, se contemplan los objetivos que las administraciones competentes y el Gobierno en general se han marcado a corto plazo. Los datos recogidos en este artículo se plasman también en un informe (Residuos), elaborado por el Ministerio para la Transición Ecológica. Básicamente se reducen a dos objetivos muy concretos, pero a la vez muy ambiciosos:

  1. El primer objetivo supone la cantidad de residuos gestionados, antes de 2020, referente a la preparación para la reutilización y el reciclaje de residuos domésticos y comerciales. Dentro de este tipo de residuos se incluyen el papel, el vidrio, los metales, el plástico y los bioresiduos, entre otros, que deberá llegar en total al 50 %.
  2. El segundo objetivo a alcanzar antes de 2020, también en cuanto a la cantidad de residuos a gestionar, en este caso para residuos de construcción y demolición enfocados a la preparación para la reutilización y el reciclado es, como mínimo, de un 70 %. En este caso, además, se incluye la valorización de materiales.

¿Cómo se controla esta gestión de residuos en España? Todas las Comunidades Autónomas están obligadas a facilitar al Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino, un informe cada tres años en el que se contemplen todos los datos necesarios para poder comprobar que los objetivos planteados se están consiguiendo de una forma transparente, eficiente y completamente responsable.

A pesar de los tirones de oreja puntuales por parte de la Comisión Europea, hay que saber que en la gestión de los residuos España ocupa el decimoquinto lugar que, si bien hay mucho trabajo por hacer, la orientación de las acciones acometidas por la Administración desde hace unos años está dando sus frutos.

Desde 2011 España está por debajo de la media europea en cuanto a los residuos municipales generados por habitante. En 2017 el dato estimado que se recogió de los estudios realizados desprendió que la cantidad de residuos generados por habitante descendió hasta los 462 Kg.

Este descenso en la generación de residuos por habitante en España propició el hecho de que se aportase, al total de los residuos generados en Europa, el 8,7 % en 2017 frente al 9,4 % que se aportó en 2010, una diferencia considerable que pone de manifiesto la eficacia de las iniciativas españolas para la gestión de los residuos.

Datos de reciclaje en España

En 2018, en relación con el reciclaje de plástico, latas y bricks, cada habitante consiguió reciclar unos 15,7 kg. Esta cantidad resultó ser mayor que en 2017, exactamente un 12,3 %, lo cual supone 1 453 123 toneladas de residuos reciclados. Ciertamente es un repunte importante, aunque no suficiente. En cualquier caso, es un dato positivo y se puede confirmar que España está en su mejor momento en cuanto a reciclaje se refiere. La Unión Europea exige una tasa de reciclaje hasta 2025 del 65 % y en España ya se ha alcanzado el 78,8 %, lo que vaticina la posibilidad de llegar a ser un país 100 % reciclador.

Opciones añadidas para el tratamiento de los residuos según el PEMAR

Según el Plan Estatal Marco de Gestión de Residuos (PEMAR), se incluye la gestión de residuos en vertederos controlados según se especifica en el Real Decreto 1481/2001. Por otro lado, también se incluyen en el PEMAR, en la gestión de los residuos, la eliminación por incineración. Las instalaciones incineradoras serán clasificadas como instalaciones de valorización o de eliminación dependiendo de si superan o no el nivel de eficiencia que se ha calculado para ellas.

Hay un objetivo reflejado en el PEMAR para la eliminación por vertidos que no podrá exceder del 35 %. Este objetivo se marcó para el tramo temporal que va desde 2016 a 2022 con la intención de reducir 12 puntos el porcentaje obtenido en 2012 (47 %). A decir verdad, los datos desprendidos de estudios realizados al respecto indican que el uso que se está haciendo en la actualidad de este tipo de eliminación es del 54 %, por lo que aquí España tiene trabajo que hacer.

Respecto a la eliminación de residuos por incineración también hay un objetivo marcado según el PEMAR (2016-2022), que es del 15 %. En este caso España está muy cerca de dicho porcentaje, encontrándose en la actualidad en el 13 %.

Situación de los vertederos de la comunidad de Madrid

Existe un verdadero problema en los vertederos de Madrid, ya que no pasan por su mejor momento. Según una publicación de un prestigioso diario nacional en su versión digital, se afirma que en 2024 todos los vertederos de Madrid, a excepción del de Valdemingómez, serán clausurados. Se inicia una nueva etapa en los vertidos de Madrid para lo que la Comunidad invertirá 366 millones de euros. Los vertederos que desaparecerán serán los de Alcalá de Henares, Colmenar Viejo y Pinto, a los que actualmente llega la mitad de la basura doméstica que se genera en la capital.

La página web www.cerem.pe utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir