Estrategias CAME: pasar del DAFO a la acción

Estrategias CAME: pasar del DAFO a la acción
La estrategia CAME constituye la evolución del análisis DAFO. Persigue llevar a la práctica los análisis previos realizados para afrontar las dificultades

El análisis DAFO (Deficiencias, Amenazas, Fortalezas, Oportunidades), también conocido como “análisis FODA” es un marco para identificar y analizar los factores internos y externos que pueden tener impacto en la viabilidad de un proyecto, producto, lugar o persona.

Elementos de un análisis FODA

Como su nombre lo indica, un análisis FODA examina cuatro elementos:

  • Fortalezas: atributos y recursos internos que apoyan un resultado exitoso.
  • Debilidades: atributos y recursos internos que funcionan en contra de un resultado exitoso.
  • Oportunidades: factores externos que la entidad puede capitalizar o utilizar para su beneficio.
  • Amenazas: Factores externos que podrían poner en peligro el éxito de la entidad.

Una matriz FODA se emplea a menudo para organizar los elementos identificados en cada uno de estos cuatro elementos. Una matriz FODA suele ser un cuadrado dividido en cuatro cuadrantes, y cada cuadrante representa uno de los elementos específicos. Los tomadores de decisiones identifican y enumeran las fortalezas específicas en el primer cuadrante, las debilidades en el siguiente, luego las oportunidades y, por último, las amenazas.

Las entidades que realizan un análisis FODA pueden optar por utilizar cualquiera de las diversas plantillas de análisis FODA existentes. Estas plantillas son generalmente variaciones de la matriz FODA estándar de cuatro cuadrantes.

Cómo hacer un análisis FODA

Por regla general, un análisis FODA requiere que los tomadores de decisiones especifiquen en primer lugar el objetivo que esperan alcanzar para el negocio, organización, iniciativa o individuo.

A partir de ahí, los decisores deberán enumeran las fortalezas y debilidades, así como las oportunidades y amenazas.

Existen varias herramientas para guiarlos en dicho proceso, a menudo utilizando una serie de preguntas en cada uno de los cuatro elementos. Por ejemplo, los tomadores de decisiones pueden tratar de responder a preguntas como “¿Qué haces mejor que nadie?” y “¿Qué ventajas tienes?” para identificar las fortalezas.

“¿Dónde se necesita mejorar?” servirá para identificar las debilidades. Del mismo modo, preguntas del tipo de “¿Qué tendencias del mercado podrían aumentar las ventas?” y “¿Dónde tienen nuestros competidores ventajas en el mercado?” serán de utilidad para identificar las oportunidades y amenazas.

Usando un análisis FODA

Se debe utilizar un análisis FODA para ayudar a una entidad, ya sea una organización o un individuo, a obtener información sobre su posición actual y futura en el mercado o en detrimento de un objetivo establecido.

La idea es que, dado que las entidades pueden atisbar ventajas competitivas y perspectivas positivas, así como problemas existentes y potenciales, puedan desarrollar planes para capitalizar los aspectos positivos, abordar los déficits o acometer ambas cosas.

En otras palabras, una vez que se identifican los factores FODA, los responsables de la toma de decisiones deberían poder determinar mejor si vale la pena seguir una iniciativa, proyecto o producto y qué se requiere para que tenga éxito. Como tal, el análisis tiene como objetivo ayudar a una organización a adaptar sus recursos al entorno competitivo en el que opera.

Análisis FODA pros y contras

El análisis FODA puede coadyuvar al proceso de toma de decisiones al crear una representación visual de los diversos factores que tienen mayor probabilidad de impactar si la empresa, el proyecto, la iniciativa o el individuo pueden lograr un objetivo con éxito.

Aunque esa instantánea es importante para comprender las múltiples dinámicas que impactan el éxito, un análisis FODA tiene sus límites. Es posible que el análisis no incluya todos los factores relevantes para los cuatro elementos, dando así una perspectiva sesgada. 

Además, dado que solo captura los factores de un momento determinado en el tiempo y que no permite discriminar cómo esos factores podrían cambiar con el tiempo, la información que ofrece podría tener una vida útil limitada.

Un paso más allá: las estrategias CAME

El Análisis CAME es una metodología suplementaria a la de la metodología FODA aportando instrucciones para incidir sobre las cuestiones halladas en los diagnósticos de situación obtenidos anteriormente a partir de la matriz DAFO.

El nombre del Análisis CAME viene de las iniciales “Corregir, Afrontar, Mantener y Explotar” (en inglés Correct, Adapt, Maintain, Explore).

Pasos para realizar un Análisis CAME

Estos son los pasos básicos para realizar un análisis CAME:

  1. Diseñar un plan de acción que nos muestre cuáles son las líneas generales de actuación que queremos alcanzar en nuestro equipo. Llevarlo a cabo resulta capital, puesto que nos facilitará la tarea de priorizar las acciones a tomar después.
  2. Hacer un FODA previo para tener una “foto fija” de la situación con los aspectos a considerar.
  3. Una vez analizadas las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades, elegir cuáles de ellas son más prioritarias (por ejemplo, seleccionando las que sean más importantes según su viabilidad e impacto).
  4. Puesta en marcha de un análisis CAME. Para ello, nos fijamos en cada uno de los resultados parciales del análisis DAFO, y les adjudicamos determinadas actuaciones para corregirlas, afrontarlas, mantenerlas o explotarlas, de conformidad con lo que sea más conveniente en cada caso.
  5. Por último, solo solo implementar las actuaciones y realizar un control de ellas para comprobar que se cumplen las premisas inicialmente previstas.

Tipos de acciones: Corregir, Afrontar, Mantener y Explotar

Frecuentemente el Análisis DAFO se usa para averiguar el entorno particular de un negocio, organización, ente, persona, etc. Este análisis se puede utilizar en casi cualquier situación, y sirve para obtener una visión general de lo que sucede, y a partir de ahí poder tomar decisiones. De esta manera, tras hacer el cuadrante FODA, obtendremos las diversas fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas que hayamos hallado en nuestro análisis.

De forma detallada, debemos definir acciones para:

  • Corregir las debilidades. Hacer que desaparezcan las debilidades. Para ello, debemos tomar medidas para que dejen de existir, o para que dejen de afectarnos negativamente.
  • Afrontar las amenazas. Evitar que se conviertan en problemas en el medio y largo plazo. Para ello, debemos adoptar medidas que den respuesta a cada una de ellas.
  • Conservar los puntos fuertes. Adoptar medidas para que no se pierdan nuestras fortalezas. La meta es preservar nuestras fortalezas y dotarlas de un mayor vigor para que sigan siendo una ventaja competitiva en el futuro.
  • Explorar/Explotar las oportunidades. Crear estrategias y planificar acciones para convertir las oportunidades en futuras fortalezas.

Elegir las acciones que se adapten mejor a nuestra estrategia

Los tipos de actuaciones apuntados en un primer momento, deben estar en consonancia con la estrategia de la organización.

Normalmente las estrategias se pueden enmarcar en uno de estos grupos:

  • Estrategias de defensa. Buscan frenar el deterioro de nuestra situación presente (esquivar la pérdida de cuota de mercado, etc). En esta clase de actuaciones prevalecerán las acciones orientadas a afrontar las amenazas y a mantener las fortalezas.
  • Estrategias ofensivas (F y O). Persiguen mejorar nuestra situación actual (ganar cuota de mercado, etc). En este tipo de estrategias predominarán las acciones enfocadas a explotar las oportunidades y mantener/reforzar las fortalezas.
  • Estrategias de redimensionamiento. Busca modificar la situación cambiando cosas que hagan desaparecer nuestras debilidades y creen nuevas fortalezas. En este tipo de estrategias predominarán las acciones enfocadas a corregir debilidades y explotar oportunidades.
  • Estrategia de supervivencia. Pretenden eliminar los aspectos negativos que nos perjudican. En este tipo de estrategias predominarán las acciones enfocadas a corregir las debilidades y a afrontar amenazas.

Ejemplo de Análisis CAME

A continuación, mostramos algunos ejemplos de diferentes acciones que se pueden tomar para varias posibilidades advertidas en el análisis DAFO:

  • Debilidad percibida: tenemos una estructura empresarial demasiado especializada.
    – Forma de solucionar la debilidad: iniciar un plan de expansión empresarial.
  • Amenaza percibida: posibilidad de perder clientela.
    – Forma de solucionar la amenaza: abrir el mercado a nuevos clientes potenciales.
  • Fortaleza percibida: una línea de nuestros productos es particularmente bien acogida en el mercado.
    – Forma de conservar la fortaleza: posibilidad de reforzar la publicidad del producto para aumentar el margen de maniobra existente en relación a la comercialización del producto.
  • Oportunidad percibida: la aparición de las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) hace que nuestros eventuales compradores compren cada vez con una frecuencia aún mayor a través de Internet.
    – Forma de dar una mayor visibilidad a la oportunidad: crear una página web de venta online, admitir pedidos por email, crear perfiles en las redes sociales, etc.

De forma ideal, si gestionamos bien cada uno de estos aspectos podremos aumentar nuestras ventajas competitivas: podemos convertir las debilidades en fortalezas, y las amenazas en oportunidades.

Igualmente, si no nos movemos de la posición inicial, nos podría ocurrir lo contrario: podemos echar a perder nuestros puntos fuertes si no sabemos manejarlos bien, y además las opciones malgastadas podrían llegar a ser debilidades si la competencia las sabe aprovechar mejor que nosotros.

Conclusiones

El análisis CAME es la continuación lógica del DAFO. Por lo general, se habla de realizar un análisis DAFO para delimitar las condiciones de contorno de la situación, siendo inherente el hecho de que se adopten determinados comportamientos orientados a que destaque esa situación, actuando sobre los puntos fuertes.

En conclusión, el análisis CAME es la evolución lógica y natural del análisis DAFO, donde se determinan los patrones para determinar las actuaciones de forma coordinada con nuestra estrategia.

La página web www.cerem.pe utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir