Estrategias de inconformidad constructiva

Estrategias de inconformidad constructiva

No es nada fácil comportarse de manera inconformista: expresando desacuerdo con las decisiones de los compañeros, diciendo lo que sentimos en lugar de lo que pensamos que se esperaba que sintieran, etc. Este conformismo quizá nos proporcione equilibrio y tranquilidad, pero debemos saber también que nos aleja de la productividad y de la innovación. Es precisamente un pensamiento crítico y la actitud inconformista lo que nos hace sentirnos únicos y estar comprometidos, que a su vez se traduce en un mayor rendimiento y una mayor creatividad. Francesca Gino y Mariana Díaz defienden sin rodeos de que es necesario “impulsar la rebeldía” de los trabajadores. Si el compromiso de los empleados con la empresa es un problema, para solucionarlo, dicen “anime a sus trabajadores a romper las reglas y a ser ellos mismos”. No es una mera ocurrencia, su trabajo está basado en un riguroso trabajo de investigación con encuestas y entrevistas con diferentes tipos de directivos y trabajadores en un gran número de empresas. Proponen seis estrategias para ayudar a los líderes a alentar la inconformidad constructiva en sus organizaciones y en ellos mismos.

1. Dar la oportunidad a los empleados para que sean ellos mismos

Los trabajadores que sienten que pueden expresar su identidad auténtica en el trabajo están más comprometidos y entregados con sus organizaciones que aquellos que sienten que tenían que esconder su identidad auténtica. Los trabajadores más comprometidos y entregados también son más valorados en el trabajo y esa valoración hace a su vez que se refuerce el compromiso y la entrega. Hay muchas formas de generar este círculo virtuoso en los equipos, como alentar la reflexión de los empleados sobre lo que les hace sentir auténticos (el comienzo de un nuevo año es, por ejemplo, un buen momento natural para que los empleados y sus jefes reflexionen sobre lo que les hace únicos y auténticos y cómo pueden dar forma a sus trabajos, incluso poco a poco, para evitar el conformismo). Otra medida que los líderes pueden fomentar la autenticidad es permitir que los trabajadores decidan cómo manejar ciertas situaciones. Ritz-Carlton, que tiene muchos aspectos de su atención al cliente milimétricamente medidos, da 2.000 dólares por empleado y cliente para gastar en posibles imprevistos o demandas del cliente.

2. Alentar a los empleados a expresar sus fortalezas personales para adaptar sus trabajos a esas fortalezas

Facebook es conocido por contratar personas inteligentes, independientemente de las posiciones actualmente abiertas en la empresa, recopila información sobre sus puntos fuertes y diseña sus puestos de trabajo en función de ellos. Miguel Ángel describió la escultura como un proceso mediante el cual el artista libera una figura ideal del bloque de piedra en la que duerme. Todos poseemos formas ideales, fortalezas personales –como tener una gran red social, por ejemplo, o ser capaces de ver lo positivo en cualquier situación– que utilizamos de forma natural en nuestras vidas. Y todos tenemos un impulso para hacer lo que mejor hacemos y ser reconocidos por ello. La tarea de un líder es alentar a los empleados a esculpir sus trabajos para que resalten sus puntos fuertes y también esculpir su propio trabajo.

3. Cuestionar el statu quo y animar a los empleados a hacerlo

Aunque las empresas pueden beneficiarse de las prácticas rutinarias para garantizar la coherencia, también pueden estimular la participación y la innovación de los empleados al cuestionar los procedimientos estándar o "la manera en que siempre lo hemos hecho". Preguntemos: "¿por qué?" y "¿qué pasaría si …?". Los líderes que cuestionan el statu quo motivan a los empleados para mantenerse su compromiso y, a menudo, generan nuevas ideas que pueden rejuvenecer el negocio. A los trabajadores les resulta fácil aburrirse y caer en la rutina cuando sus tareas son monótonas o poco desafiantes. Y los que consideran que su trabajo es aburrido carecen de la motivación para trabajar bien y de forma creativa, mientras que el trabajo desafiante mejora su compromiso. Debemos maximizar la variedad en el trabajo y generar novedad en el trabajo de manera continua. La novedad es una fuerza poderosa. Cuando sucede algo nuevo en el trabajo, prestamos atención, participamos y tendemos a recordarlo. Es menos probable que demos por hecho nuestro trabajo cuando genera sentimientos fuertes de forma constante. La novedad en el trabajo es más satisfactoria que la estabilidad. La variedad también ayuda a evitar la inercia y la monotonía que terminan con la inconformidad.

5. Fomentar las perspectivas más amplias

Enfocarnos exclusivamente en nuestro propio punto de vista hace que tengamos problemas para entender las experiencias y perspectivas de los demás. Además, según asumimos posiciones de mayor nivel en las organizaciones nuestras perspectivas se suelen ir estrechando y nuestro enfoque egocéntrico se vuelve más fuerte. Por ello se deben crear oportunidades para que los empleados vean los problemas desde múltiples ángulos. En el fabricante de electrónica Sharp, la frase hecha repetida con frecuencia es: "Sean libélulas, no lenguados". Las libélulas tienen ojos compuestos que pueden abarcar múltiples perspectivas a la vez; los lenguados tienen ambos ojos en el mismo lado de la cabeza y solo pueden ver en una sola dirección a la vez. Muchas organizaciones buscan contratar personas cuyo pensamiento ya es similar al del equipo de administración actual. Se buscan personas que “encajen” en la organización. Incluso los propios formularios de entrevista, por ejemplo, los que usamos en consultoría, figura un apartado de “encaje”. Debemos hacer todo lo contrario, buscar personas que amplíen las perspectivas del equipo. Estar expuesto a diferentes perspectivas aumenta el compromiso y las conductas innovadoras. Trabajar rodeado de personas de distintas culturas y entornos ayuda a ver los problemas con nuevas perspectivas y a considerar ideas que de otra manera pasarían desapercibidas, y fomenta el tipo de creatividad que impulsa el cambio.

6. Expresar y estimular las opiniones opuestas

A menudo buscamos y apostamos por información que confirma nuestras creencias. Sin embargo, los datos que contradicen nuestros puntos de vista y que incluso pueden generar sentimientos negativos (como una sensación de fracaso) pueden brindar oportunidades para mejorar nuestras organizaciones y a nosotros mismos.

Formación relacionada

La página web www.cerem.pe utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir