La Gestión de la Diversidad

Las diferencias individuales deben ser resaltadas y no eliminadas ni estandarizadas u homogeneizadas. En esto consiste la gestión de la diversidad.

En un artículo anterior de este blog de CEREM hablábamos del nuevo rol de los trabajadores como “socios” de la organización. Pues bien, este énfasis en las personas nos invita a identificar y sacar lo mejor de las diferencias individuales existentes entre los miembros de cualquier organización. Tenemos que ser conscientes de que las personas son muy diferentes entre sí, que están dotadas de una personalidad propia y que tienen una historia y capacidades o competencias profesionales únicas, personales y particulares. En este sentido las diferencias individuales deben ser resaltadas y no eliminadas ni estandarizadas u homogeneizadas. En esto consiste la gestión de la diversidad, entendida ésta en todas sus dimensiones.

Tipos de Diversidad:

  • Étnica y cultural: debido a la globalización y a la libre circulación de personas, trabajadores y estudiantes la demografía de los clientes y usuarios está cambiando y por eso hoy en día necesitamos adaptar los equipos de trabajo de nuestras organizaciones para atender a los nuevos perfiles de clientes.
  • Social: pertenencia a diferentes clases o estratos socio-económicos.
  • Generacional: cada vez conviven más generaciones diferentes en el mismo entorno de trabajo, por un lado debido al impacto del vertiginoso desarrollo tecnológico y social y por otro lado debido al alargamiento de la vida laboral. Igualmente también es cada vez más común ver jóvenes directivos que lideran numerosos equipos de trabajo con personas de edades muy diferentes.
  • Género: la igualdad de oportunidades hombre-mujer es una deuda histórica que en muchos países y sectores la sociedad y las empresas deben saldar cuanto antes.
  • Capacidades: del mismo modo ocurre con las oportunidades para personas con algún tipo de discapacidad, tanto psíquica como fisiológica.
  • Orientación política, religiosa,  sexual o sindical: cada vez son menos los regímenes totalitarios y las empresas adscritas a una ideología política o religiosa que no permita estas diferencias de pensamiento y orientación. Sin duda estamos  evolucionando a un mayor nivel de tolerancia y convivencia en esta dimensión.

En la sociedad del conocimiento y del aprendizaje los líderes o gestores de equipos deben aprovechar al máximo estas diferencias individuales para fortalecer y aportar innovación a la organización. Cuanto mayor sean las diferencias y mejor se aprovechen mejor será el servicio que se dé a los clientes y mayor será la posibilidad de aportar ideas creativas e innovadoras a la organización en general.

Formación relacionada

La página web www.cerem.pe utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir