La neuroplasticidad como clave en la gestión empresarial

El neuroliderazgo pone el foco en la forma en la que los individuos toman las decisiones y puede resolver problemas en diferentes ambientes sociales

El neuroliderazgo pone el foco en la forma en la que los individuos toman decisiones y pueden resolver problemas en diferentes ambientes sociales, en la regulación de las emociones y en las opciones de cambiar.

Aunque todos los cerebros puedan parecer iguales, en realidad no lo son. De manera superficial, la estructura básica y la forma es común, pero si se examinan en detalle, se aprecia que cada cerebro es completamente diferente a otro, ya que las distribuciones y los circuitos neuronales son muy heterogéneos.

¿En qué consiste la neuroplasticidad?

Estas diferencias mencionadas no se pueden explicar de un modo genético, porque las experiencias que vive cada persona hacen que el cerebro sufra modificaciones físicas. A esto es a lo que se le denomina neuroplasticidad o plasticidad cerebral. Dicho de otro modo, el cerebro tiene capacidad para adaptarse y cambiar ante nuevas situaciones, estímulos y entornos.

Esto ratifica que este no es un órgano estático, sino plástico. La plasticidad sucede constantemente y en tiempo real, pero hay que diferenciar algunos matices.

  • La neuroplasticidad va a depender de la intervención de un factor externo que dirigirá el proceso de modelado hacia una finalidad concreta, como se haría en el caso de modelar una figura de plástico.
  • En segundo lugar, la forma y la estructura del cerebro pueden cambiar de forma constante y no solo en la fase de fabricación.

¿Cómo ocurre la plasticidad cerebral?

El cerebro está compuesto por diferentes individualidades morfológicas, y no por una maraña de células compactas que forman una estructura. Cuando un grupo de neuronas se activan a la vez, se envían información y establecen una comunicación intensa entre sí, por lo que cada vez están más predispuestas a enviarse esta información. Para ello, se crean ramificaciones neuronales estables y se modifica la microestructura del sistema nervioso.

Si, por ejemplo, las neuronas se activan al reconocer una tableta de chocolate o al experimentar el sabor dulce, estos dos grupos de células se conectan un poco más entre sí, lo que hará que el cerebro se modifique un poco. Es algo que sucede con cualquier tipo de experiencia, tanto con las que evocan recuerdos como las sensaciones o las ideas abstractas.

¿Es una ventaja la neuroplasticidad?

La capacidad de adaptación del cerebro no tiene ningún objetivo definido, solo es un producto de la evolución del ser humano. De hecho, la plasticidad es justo lo contrario al diseño para alcanzar metas concretas. Se hace valer para aprender de la experiencia y para crear formas de pensar más sofisticadas y complejas, aunque también aparece una faceta negativa con la aparición de los traumas y las fobias.

Gracias a este fenómeno, las personas tienen capacidades tan diversas como la de desarrollar avances tecnológicos o la de aprender nuevos idiomas.

¿Cómo afecta a las personas?

Además de todo lo comentado anteriormente, a la neuroplasticidad también se le puede atribuir otras capacidades, como la de ser felices, la de aprender de los errores propios o la de crear una memoria autobiográfica con la que ser consciente de uno mismo. Sin la plasticidad en el encéfalo, el ser humano sería como un robot en una cadena de montaje.

Del mismo modo, favorece que se desarrolle la resiliencia. Esto es debido a que las neuronas pueden reorganizarse convenientemente para mantener el nivel de bienestar a pesar de diferentes adversidades emocionales o físicas.

¿Cuál es su importancia en la gestión de equipos?

El conocimiento es poder y, si se sabe cómo funciona el cerebro, en el mundo empresarial puede convertirse en una gran ventaja. El nuevo liderazgo empresarial, conocido como neuroliderazgo, es una disciplina innovadora con la que gestionar proyectos incorporando nuevas habilidades como son la atención, los procesos mentales y la actividad cerebral, entre otros.

El neuroliderazgo se basa en conocer cómo las personas pueden tomar decisiones en función de su entorno social, su capacidad de cambio y la regulación de sus emociones.

¿Cómo se entiende este nuevo liderazgo?

La neurociencia aplicada en la empresa puede mejorar y optimizar los resultados de la directiva de una organización para influir de forma positiva en el entorno en el que se opera. Es tal su importancia que en algunas organizaciones ya han comenzado su implantación en los departamentos de Recursos Humanos y en la dirección de los equipos de trabajo.

Para poder comprender cómo se aplica la neurociencia en las funciones de liderazgo de una empresa, es necesario tener en cuenta tres conceptos clave:

1. Capacidad de atención

La corteza prefrontal del cerebro está relacionada con la resolución de conflictos, la toma de decisiones y la planificación estratégica. En este caso concreto, además, trata de mantener un nivel de atención adecuado para que se activen los circuitos cerebrales y se resuelvan los asuntos que precisen una mayor atención.

2. Neuroplasticidad

La capacidad del cerebro para adaptarse a nuevas situaciones, reformarse, reorganizarse o regenerarse a sí mismo es a lo que hace alusión este concepto. Si se aplica correctamente, es un giro completo en cuanto a la experiencia y el conocimiento. Es una herramienta fundamental para que se produzca la adaptación en un entorno, aunque pueda haber cambios de hábitos, de percepciones o de la manera de ejercer un trabajo.

3. Neuroaprendizaje

Se basa en las distintas formas que tiene el cerebro de adquirir conocimientos, y puede hacerlo gracias a dos métodos distintos: por asociación o por experiencia. Con esta primera forma, lo fundamental es aprender al partir de algo que ya había anteriormente, pero la segunda es la que permite el mejor modo de adquirir conocimientos, ya que tiene contacto directo con la realidad.

Esto quiere decir que un líder empresarial ha de aplicar estos principios no solo consigo mismo, sino que debe desarrollar las condiciones necesarias para que sus equipos de trabajo puedan llevar a cabo satisfactoriamente este proceso de aprendizaje.

¿Cómo influye la plasticidad cerebral en las empresas?

Hay dos aspectos en los que las empresas se pueden beneficiar (y, de hecho, se están beneficiando ya) de los avances de la psicología con el fenómeno de la neuroplasticidad.

1. Capacidad de adaptación al cambio

Los mercados y las empresas están en una continua evolución. El cerebro se puede adaptar a estos nuevos tiempos y eso favorece que se puedan desarrollar diferentes tareas gracias a las innovaciones tecnológicas. Si el cerebro se entrena, se hace más flexible y eso permite pensar de manera creativa, por lo tanto, la resolución de complejos problemas se facilita.

Las creencias de las personas sobre el aprendizaje y la inteligencia se definen con dos términos que, pese a parecer sencillos, tienen cierta complejidad: la mentalidad fija y la mentalidad de crecimiento. Ya se sabe que una mente flexible tiene una mejor capacidad de adaptación al cambio.

Existen varios descubrimientos neurocientíficos que han demostrado que el crecimiento neuronal se puede adaptar con determinadas preguntas bien formuladas, algunas acciones concretas o precisas estrategias junto a un estilo de vida saludable. Promover la capacidad del cerebro para que se adapte al crear nuevas vías neuronales abre un abanico de posibilidades en la gestión empresarial durante un proceso de cambio.

2. Acierto en la selección de personal

En el mundo empresarial es cada vez más importante conseguir la fidelización de los trabajadores y, para ello, acertar con las personas que forman parte del tejido humano es fundamental. Mediante la neuroplasticidad es más sencillo comprender que las personas que están sometidas a estrés, presión y alta responsabilidad pueden mejorar sus funciones al entrenar su cerebro. Dicho de otro modo, estas personas pueden aprender métodos de trabajo alternativos que les permitan ser más productivos.

A la hora de promocionar de forma interna, también es muy interesante realizar estudios de este tipo, ya que se puede deducir qué tipo de perfiles pueden trabajar juntos para impulsar y beneficiar a los equipos de trabajo.

En los procesos internos de selección de personal, la neuroplasticidad puede ayudar a promocionar a una o varias personas con el objetivo de encontrar a los mejores aspirantes para un puesto concreto. Esto es así porque se puede detectar con rigor científico cuál de los aspirantes tiene un potencial real para esa plaza.

Evita riesgos en la gestión de equipos de trabajo

En la actualidad, hay diversas evidencias que afirman que la conducta humana en el entorno empresarial no funciona como algunos ejecutivos imaginan. Eso explica por qué fracasan algunos esfuerzos en materia de liderazgo que pretenden impulsar un cambio organizacional.

En una empresa que quiere ser tan competitiva como demandan los mercados en la actualidad, es fundamental que los departamentos de Recursos Humanos sepan aumentar la productividad y minimizar la rotación de personal.

En definitiva, la neuroplasticidad se ha convertido en un gran acierto que repercute positivamente en el proceso de aprendizaje. Por tanto, aquella antigua idea de que solo los niños pueden aprender debe quedarse aparcada. El trabajo, la constancia y la motivación son algunas de las claves más importantes para mejorar el cerebro humano. Es necesario estar alerta continuamente y realizar ejercicios para que el cerebro esté en forma. De este modo será más sencillo aprender y formarse que si una persona permanece estática.

La página web www.cerem.pe utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir