La prevención de riesgos laborales en las empresas | Cerem IBS

La prevención de riesgos laborales en las empresas: problemas de implantación derivadas de la crisis económica
Los pasados días 5 y 6 de marzo de 2016 se celebraron en Segovia las XVII.ª Jornadas Técnicas de Prevención de Riesgos Laborales y Responsabilidad Social.

Los pasados días 5 y 6 de marzo de 2016 se celebraron en Segovia las XVII.ª Jornadas Técnicas de Prevención de Riesgos Laborales y Responsabilidad Social. La inauguración corrió a cargo de don José Luis Sanz Merino, diputado de Administración y Personal de la Diputación de Segovia, y de don Rafael Ruiz Calatrava, secretario general del Consejo General de Relaciones Industriales y Ciencias del Trabajo. Tras estas jornadas se realizó la entrega de premios y medallas Prever 2015.

El objetivo de las Jornadas

El principal cometido de dichas jornadas era analizar el estado de la Prevención de Riesgos Laborales en España. A pesar de ser un derecho fundamental de la ciudadanía y una garantía de seguridad y salud para los trabajadores, su calidad ha ido empeorando por culpa de la crisis económica, tal y como manifestó Ruiz Calatrava.

“Decir lo contrario sería engañarnos”, señaló el diputado, quien argumentó que el motivo de este resentimiento se debe a la reducción de los presupuestos empresariales. Se destacó, no obstante, a Iberdrola, BBVA o Banco Santander como ejemplos de empresas que han avanzado mucho en este sentido, a pesar de que la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, posea más de veinte años.

Ruiz Calatrava también comentó que la prevención de riesgos laborales se rige por una cultura preventiva, que debiera seguir tanto el empresario como el trabajador para garantizar el bienestar propio y el del resto de la empresa.

Se destacaron igualmente otros aspectos en estas jornadas, como la seguridad vial laboral, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y sus carencias o la inteligencia emocional en los centros de trabajo.

Don José Ignacio Lijarcio Cárcel, director de proyectos de Fesvial (Fundación Española para la Seguridad Vial), expuso una presentación sobre la seguridad vial laboral titulada “La seguridad vial laboral: ¿podemos ayudar a la Organización Mundial de la Salud a conseguir los objetivos del Decenio, reduciendo un 50 % la mortalidad vial?”. En ella habló de la obra social independiente que preside, patrocinada por empresas como ALSA, Michelin o Volvo, cuyo presidente es el doctor y catedrático de Seguridad Vial de la Universidad de Valencia don Luis Montoro.

Fesvial se creó para actuar en el ámbito de la seguridad vial y la movilidad. Sus objetivos se centran en la prevención de los accidentes de tráfico mediante actividades, la investigación de estrategias adecuadas para prevenir la siniestralidad vial a través de los factores que intervienen en los accidentes, la implicación y formación mediante programas educativos que promuevan una movilidad sostenible y el compromiso social a través de la concienciación.

Lijarcio Cárcel sostuvo que es posible reducir en un 50 % la mortalidad vial. Para ello, realizó una contextualización previa del problema analizando las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud en su nota descriptiva 358 de septiembre de 2012.

Las estadísticas confirman que la mitad de los 1,3 millones de fallecidos en las carreteras de España son ciclistas, motociclistas o peatones. Se calcula que en 2020 los siniestros viales alcanzarán la cifra de 1,9 millones de muertes. Las estrategias que se plantean siguen como marco de referencia la Declaración de Moscú en la Primera Conferencia Ministerial Mundial de las Naciones Unidas, donde se acordaron 12 puntos:

  1. Seguir los consejos del Informe Mundial sobre prevención de lesiones en niños.
  2. Fortalecer las directrices de los organismos responsables de la seguridad vial.
  3. Proponer y cumplir recursos viables.
  4. Crear infraestructuras para colectivos vulnerables.
  5. Mejorar la seguridad de los medios de transporte.
  6. Perfeccionar la legislación y regular a los vehículos y sus conductores.
  7. Armonizar la normativa.
  8. Impulsar a las organizaciones a colaborar con la seguridad vial laboral.
  9. Unir fuerzas entre las entidades públicas y privadas por la seguridad vial.
  10. Mejorar el registro y comparar datos a nivel internacional.
  11. Reforzar las mejoras en los servicios sanitarios y de rehabilitación.
  12. Fortalecer las políticas sobre el consumo de sustancias peligrosas.

También se expuso como referencia los objetivos para 2020 de la Comisión Europea: la educación de los usuarios de las carreteras, el cumplimiento de las normas, las infraestructuras y vehículos más seguros, unas tecnologías más modernas, la eficacia en los servicios de emergencia, la protección de los usuarios más vulnerables o la prevención en el consumo de sustancias.

En su exposición, Lijarcio Cárcel propone un aprendizaje en la empresa para mejorar la seguridad vial nacional con la ayuda de la Administración y de una legislación adecuada. Según el Real Decreto Legislativo 1/1994, se incluyen los accidentes viales del trabajador al ir a su lugar de empleo, o al regresar de él, como laborales. Es decir, son los que ocurren en el camino que debe recorrer el trabajador para ir hasta su puesto de trabajo o volver. Aquí se incluye el espacio en el que coma o donde cobre su remuneración.

La reducción de los accidentes 

Precisamente, con el fin de reducir en un 50 % los accidentes de mortalidad vial, se propone lo siguiente:

  • Conocer el Plan de Seguridad Vial de la empresa laboral, la relación de esta con la movilidad urbana y la importancia de los riesgos viales laborales.
  • Detectar riesgos, incluir mejoras formativas y retirar vehículos en mal estado.
  • Actuar en planes de emergencia de seguridad vial, campañas de concienciación o renovaciones de la flota de los vehículos de las empresas.
  • Por su parte, tanto las grandes empresas como las pymes deben establecer unos planes claros de seguridad vial y de movilidad o las simples acciones.

Por otro lado, doña Dolores Limón Tamés, directora del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT), analizó la legislación actual sobre riesgos laborales con su presentación titulada “La Ley de Prevención de Riesgos Laborales y Estrategias de Seguridad y Salud en el Trabajo españolas”.

Tras analizar el marco histórico de la ley, Limón Tamés sintetizó los tres principios que potencian el desarrollo de la cultura preventiva en la empresa:

  1. El prevencionista, mediante actividades de evaluación de riesgos y planificación.
  2. El de participación, tanto de las empresas como de los organismos vinculados.
  3. El de responsabilidad empresarial, mediante el cumplimiento de la normativa.

Se propone una serie de medidas y líneas de actuación:

  • Mejorar la eficacia de las instituciones a partir del refuerzo de sus estructuras organizativas, optimizando los recursos disponibles. También se impulsan políticas preventivas para orientar las actuaciones convergentes.
  • Incentivar el desarrollo de la gestión de la salud y seguridad en el trabajo.
  • Educar y formar en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.
  • Informar e investigar sobre los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales.

Por su parte, don Ángel Luis Sánchez Iglesias, director de la Escuela de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, analizó las carencias de dicha ley, a través de sus “Doce uvas de la suerte”:

  1. Recursos propios y ajenos
  2. Trabajador designado
  3. Accidentes laborales
  4. Calificación de la gravedad de los accidentes
  5. Empresario
  6. Servicio de Prevención Propio
  7. Trabajos prohibidos a menores
  8. Enfermedades profesionales
  9. Secreto médico y sus límites
  10. Coordinación de actividades empresariales
  11. Incumplimientos de la empresa “nacional”
  12. Teletrabajadores

La ponencia de doña María Jesús Álava Reyes, psicóloga y presidenta de Apertia Consulting, titulada “La felicidad productiva: ¿cómo medir el capital emocional?”, analizó la gestión de la inteligencia emocional en los centros de trabajo.

Álava Reyes afirmó que, “en una de cada cuatro parejas en crisis, la situación tiene su origen en problemas laborales”. Mostró un estudio clínico de tratamientos psicológicos, a través de unos conceptos psicosociales, como el estrés, el acoso sexual, el trabajo emocional, la cultura organizativa tóxica, el acoso psicológico, el conflicto entre familia y trabajo, la violencia y el síndrome de burnout.

Dicha psicoterapeuta define el capital emocional como un “proyecto de evaluación, análisis e intervención que nos permite mejorar la salud emocional de las organizaciones y de los profesionales que las integran. La  herramienta nos ofrece información sobre el bienestar emocional de la empresa y sobre su estilo organizativo”.

La importancia de la felicidad en el trabajo

Este capital emocional se centra en las palancas organizativas (eficacia operativa, cultura y valores e impacto e influencia) y las emocionales (satisfacción de inquietudes, bienestar y destreza emocional). Álava Reyes llega a la conclusión de que la felicidad en los trabajadores puede multiplicar por 3,9 los beneficios de una compañía, de modo que se diferencia entre productividad, salud y seguridad. Defiende también la idea de que, a mayor felicidad, mayor rendimiento. De tal forma se llegan a las siguientes conclusiones:

  • El bienestar interior provoca que el trabajador se centre en la tarea.
  • La motivación estimula la creatividad.
  • La ilusión activa el conocimiento.
  • La pasión por la profesión potencia las habilidades que se han de desarrollar.
  • Una satisfacción por ser parte de la empresa multiplica el compromiso con ella.

Esto puede conllevar un aumento del 31 % de la productividad, un 37 % de las ventas y una triplicación de la creatividad. Por su lado, las bajas por enfermedad pueden reducirse un 51 %.

Como colofón a las jornadas que mejoraron las relaciones industriales entre las empresas, se otorgaron las medallas y los premios Prever 2015, así como los denominados Distintivos Rojos. Estos últimos se otorgaron, entre otros, a la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, al presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, y al rector de IE University, Salvador Carmona.

Formación relacionada

La página web www.cerem.pe utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir