Lean marketing clave para emprendedores

Lean Marketing. Start-up es un método que permite crecer en el mercado de forma más rápida buscando la inmediatez. Además, reduce el riesgo de fracaso

Lean Marketing. Start-up es un concepto relativamente nuevo y un método clave para los emprendedores de éxito. Muchas personas consideran que para que su empresa tenga éxito solo deben tener una idea y estar en el lugar y momento adecuados, pero no es del todo cierto. Es importante innovar continuamente y aplicar métodos de forma rigurosa y repetitiva.

El origen del lean marketing supuso un cambio total del paradigma y en la forma de emprender. El origen se remonta al año 2011 y llegó de la mano del empresario Eric Ries, cuando publicó la obra “El método Lean Startup: cómo crear empresas de éxito utilizando la innovación continua”. Implementó una nueva metodología que está orientada a generar productos y servicios y a mejorar la creación y desarrollo de las empresas. Es ideal para empresarios que están empezando en el mundo de los negocios porque no hay necesidad de realizar una gran inversión inicial.

Una startup necesita crecer de forma rápida y segura y además, usar la tecnología como apoyo. Asimismo, el objetivo de cualquier nuevo negocio es conocer a su público objetivo y sus necesidades. Por eso, el lean marketing tiene un papel fundamental y ayuda a recopilar datos de valor de los potenciales clientes.

¿En qué consiste el Lean Marketing?

Es una metodología que permite desarrollar productos y servicios de forma rápida y completamente orientada a satisfacer las necesidades del público objetivo. Es muy usado para poder reducir el time to market y para corregir los errores en tiempo real.

Es un método de gran utilidad para todo tipo de empresas que están empezando su aventura empresarial y cuentan con recursos limitados, ya que el margen de error es mucho más pequeño y el de maniobra amplio. Sin embargo, muchas grandes empresas también usan esta propuesta para seguir creciendo y moverse de manera ágil en el mercado.

Es un concepto que se ha hecho muy popular en el mundo emprendedor gracias a su enfoque y carácter orientado en la inmediatez y los resultados. Es una forma de que puedas encontrar un modelo de negocio que sea rentable, teniendo así más garantías y pudiendo llevar a cabo acciones de promoción más seguras. Además, reduce el riesgo de fracaso de una empresa.

Es un enfoque que busca encontrar negocios sostenibles y lanzar al éxito a los proyectos. Y para conseguirlo, es fundamental que sepas lo que quiere el cliente a la hora de lanzar tu producto o servicio. De este modo, dejas de poner a prueba tus ideas y las empiezas a implementar con garantías.

Por otro lado, un aspecto fundamental que define esta metodología es el de equivocarse lo antes posible, para poder tener tiempo a reaccionar y a corregir los errores. No es malo equivocarse mientras seas capaz de aprender de ello. Por este motivo, si desarrolles un modelo de negocio que no termina funcionando, es cuestión apostar por otro y volverlo a intentar para conseguir el éxito empresarial.

La importancia del lean marketing en proyectos de emprendimiento

Las principales ideas de este método son ideales para ser aplicadas en proyectos de emprendimiento, ya que la mayoría de las startups no suelen tener una base tecnológica sólida ni departamentos especializados en marketing. Por esta razón, es importante introducir nuevos productos y servicios en el menor tiempo posible y, sobre todo, que sean de calidad y que ofrezcan soluciones útiles e innovadoras. Este es un aspecto clave para que tu modelo de negocio tenga una buena aceptación en el mercado

La brevedad y el desarrollo eficaz de productos con el menor coste posible son una de las bases de este modelo que busca ayudar a las startups a crear y gestionar sus productos en un tiempo récord. Fue una gran aportación en su momento debido a que la mayoría de las empresas estaban acostumbradas a pasar meses desarrollando su idea antes de introducirla en el mercado y mostrarla a los clientes. De esta forma, el tiempo de implementación es mucho más corto y es mucho más probable acertar en el modelo de negocio.

Otro aspecto que debes tener en cuenta es la comunicación con tus consumidores, totalmente necesaria para crear una propuesta que sea de valor y útil para ellos. A veces, el cliente responde con indiferencia y eso hace que la iniciativa fracase. Muchas veces se debe a fallos en la comunicación e investigación del sector y la competencia. Puede que el motivo principal sea que la empresa nunca llegó a establecer un contacto directo con los clientes potenciales para corroborar si el producto o servicio era de utilidad para ellos. Y este es uno de los errores más graves y comunes.

En proyectos de emprendimiento es muy importante establecer procesos para desarollar una propuesta que encaje con las necesidades de los clientes y las tendencias actuales. Por eso, es fundamental que recojas toda la información posible que necesitas para desarrollar tu producto y que aproveches la oportunidad de recopilar diferentes opiniones de clientes que conocen tu iniciativa. Es la manera de contar con fuentes de información de gran valor y claves para el éxito o fracaso de tu idea.

¿A qué se debe el éxito del modelo?

En este caso, los emprendedores trabajan con un sistema de desarrollo validado por el usuario, que significa que el cliente ya se ha familiarizado con la idea y le encaja. De esta forma, se pueden lanzar al mercado propuestas con un plazo de tiempo mucho más breve.

Es cuestión de avanzar en la dirección correcta y de que vayas creciendo poco a poco, pero con la certeza de que vas por el camino adecuado. No se trata de que pases meses haciendo ensayos y pruebas internas, se trata de que tengas garantías de que a tu público objetivo le interesa lo que has creado. 

Principales ventajas del método

Una de las principales ventajes es que permite lanzar propuestas al mercado de forma rápida y económica. Además, lucha contra todos los riesgos posibles y los minimiza, de forma que busca que tu producto o servicio guste de la mano de la segmentación. También es una manera de saber con la máxima certeza que tu cliente está dispuesto a pagar el precio que has establecido.

Es una metodología que también permite acertar en el punto donde vas a montar tu negocio y en el mercado. Por eso, en la mayoría de los casos, es fundamental que analices el feedback de los clientes y que escuches las propuestas que ellos mismos hacen.

Permite mejorar el proceso de planificación y de lanzamiento de la idea al mercado. De este modo, puedes escalar a gran nivel para conseguir los objetivos que te has establecido. Además, es una garantía para poder encontrar de forma más sencilla un mercado adecuado para la solución que has propuesto a los problemas existentes.

Principios básicos del método y pasos a seguir

Los principios básicos y las claves para conseguir implementar el modelo con éxito son los siguientes:

1. Articular bien el problema y la solución propuesta

Lo que verdaderamente importa es el problema existente. Cuando vayas a desarrollar tu proyecto es conveniente que te preguntes cuál es el problema y si las personas lo identifican como tal. También aconsejamos que analices las soluciones actuales que hay en el mercado y que valores lo que realmente puedes aportar tu como empresa. Además, es clave que tengas en cuenta el valor que estaría dispuesto a pagar el cliente por tu solución. El secreto está en saber articular bien el problema.

2. Conocer a los clientes y saber lo que quiere

El primer paso de todo proyecto es saber qué le gusta a la gente y el precio que pagan por lo que les gusta. Es fundamental conocer las necesidades reales de las personas y reflexionar en torno a ellas.

Este es el momento en el que debes determinar si tu modelo de negocio es rentable y de analizar los posibles cambios que debes hacer en el caso de que lo sea.

3. Lanzar la propuesta al mercado sin realizar demasiados ensayos internos

Es igual de planificar y organizar bien que pasar a la acción rápidamente. No se trata de que esperes a que el producto algún día sea perfecto, se trata de que tomes contacto con los clientes y de que pruebes tu idea con ellos. Probablemente las cosas no saldrán como esperabas y tendrás que realizar algunas modificaciones, pero es algo totalmente necesario y habitual.

Recomendamos que te bases en el producto mínimo viable, que es la cantidad mínima que necesitas para hacer llegar a tus consumidores y sacarles información. Y sobre todo, no inviertes una gran cantidad de dinero en el desarrollo si no has comprobado que las personas están dispuestas a pagar el precio que has establecido.

4. Medir cada paso y aprender de los errores

Todo proyecto, por muy bien planteado que esté, puede tener errores. La clave está en que vayas realizando cambios e ir pivotando algunos puntos para ajustarlos a la demanda.

En definitiva, para implementar de forma adecuada el lean marketing se trata de que detectes el problema que tiene el cliente y que ofrezcas una solución innovadora a sus problemas. Se trata de que seas capaz de crear un producto viable que sea capaz de satisfacer las necesidades de tus clientes. Para conseguirlo, es importante que dispongas de una buena base de información y que seas capaz de ir aprendiendo de tus fallos. ​

La página web www.cerem.pe utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir