Negocios en tiempo de crisis

Cuando te toca vivir una crisis como la actual en España, hay que saber reinventarse. Te proponemos modelos de negocios válidos para tiempos de crisis.

Una tasa de paro del 23,7 % al cierre del último trimestre de 2014. En torno a 180 empresas cerradas cada día y 234.094 negocios desaparecidos solo entre 2007 y 2013. Los datos, aportados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y el Ministerio de Empleo, configuran una panorámica en la que la crisis se ha instaurado desde hace tiempo como señal de desánimo y desaliento entre la población española. Sin embargo, nuevos negocios empiezan a arrojar luz sobre esta instantánea, reflejo del país desde finales de 2007. A continuación, se describen algunas de las oportunidades empresariales en tiempo de crisis:

1. Arte y espectáculos

En momentos de dificultades económicas, los expertos señalan que el público busca la evasión a través de formatos de ocio. Teatro, shows propios de distintos circuitos culturales o performances llaman la atención de la ciudadanía. Al respecto, los profesionales de la psicología confirman que las épocas de crisis suelen motivar que los individuos busquen elementos que les permitan olvidar, al menos por algunos instantes, las complejidades de su día a día.

2. Talento y creatividad

Los períodos de crisis son además grandes aliados de la mente. La necesidad de buscar nuevos nichos de mercado acelera la imaginación de muchos emprendedores, que mediante la adaptación de una idea de negocio a las particularidades de cada contexto pueden triunfar en un escenario aparentemente más complejo.

3. Cultura colaborativa

Buscar empleo, compartir coche o repartir los gastos de un viaje en taxi. Son solo algunos de los conceptos que, en los últimos años, han motivado la creación de nuevos modelos de negocio. Los usuarios son cada vez más conscientes de la necesidad de ahorrar costes en muchos servicios empleados en el día a día y no muestran reticencias a la hora de sumarse a la cultura colaborativa. Y en otros muchos ámbitos, como por ejemplo puede ser la contratación de un único profesional para cubrir un evento con distintos protagonistas, como es el caso de la comunión de varios niños.

4. Del local a la aldea global

Los costes asociados al mantenimiento de una empresa digital son, en general, mucho menores a los gastos que supone abonar cuotas de alquiler y otros servicios asociados como la electricidad o el teléfono. Por esta razón, aunque abrir una empresa en el entorno online también está sujeto a algunos desembolsos, a largo plazo la rentabilidad de este modelo suele ser superior.

5. Coworking

Crear sinergias para el desarrollo de un proyecto mediante la unión de distintos profesionales. Derivado, como en el caso anterior, del auge de las nuevas tecnologías, muchos profesionales han visto cómo el contexto de dificultades se convertía en buen momento para su negocio. Por ejemplo, si una empresa dedicada a la mecanohidráulica no cuenta con la liquidez suficiente para incluir a técnicos permanentes en su plantilla, quizás sí pueda contratar la colaboración de un equipo freelance que preste este servicio de modo puntual. Lo mismo sucede con otras profesiones, caso de traductores, redactores, expertos en fotografía o especialistas en marketing digital, por ejemplo.

6. Nuevas tecnologías

En estos momentos de crisis, el desarrollo de aplicaciones web garantiza ahorros a los consumidores y puede convertirse en un nicho de comercio para el empresariado. Los usuarios, acostumbrados ya a comunicarse con sus contactos sin más coste que el abono de la tarifa de datos de sus dispositivos móviles, sí demandan cada vez nuevas y más completas formas de contactar con compañeros y amigos.

7. Formatos basados en descuentos

Desde el nivel nacional al local, en los últimos años han proliferado empresas que, a modo de clubs de compras, ofrecen descuentos a sus asociados. En este intercambio, las empresas colaboradoras saben que conseguirán un mayor número de clientes. Por su parte, el usuario accede a artículos y servicios a un precio más competitivo que, en numerosas ocasiones, supone una rebaja de más del 50% en su coste original.

8. Buenos tiempos para los negociables de deudas

El desempleo y las dificultades de inserción laboral han abocado a muchos españoles a asumir deudas o incluso a perder su vivienda. En esta situación, entidades de compra y venta de deudas tienen una excelente  oportunidad de negocio.

9. Una nueva vida para lo viejo

La compleja situación económica ha provocado también cambios en la mentalidad y la actitud de muchos consumidores. Al respecto, los expertos confirman que la cultura de la adquisición de artículos de segunda mano ha cobrado fuerza. De este modo, tanto una tienda de artículos usados como un escaparte web pueden ser un modelo exitoso en un momento en que la compra y venta de aquello que no se necesita a precios competitivos se ha visto facilitada también por las nuevas tecnologías, que acercan a compradores y vendedores. Las tiendas de ropa vintage son otro buen ejemplo de ello.

10. Cooperación

Cultivar tomates, naranjas o patatas, por ejemplo, resulta más rentable si los gastos se comparten con otros productores que si se asumen de modo individualizado. Por tanto, las épocas de crisis se presentan también como momentos adecuados para el impulso de cooperativas. Tanto en el sector primario como en otro tipo de actividades, donde los recursos pueden compartirse para que los desembolsos asociados sean más bajos.

11. La oportunidad del transporte público

Viajes de negocios, de trabajo, de estudio o incluso de ocio acostumbran a ser mucho más económicos si se realizan en transporte público que si se apuesta por el vehículo particular. En el caso de las grandes ciudades, este puede ser un modelo de negocio más implementado, pero no es así en las poblaciones más pequeñas, en las que la ciudadanía puede estar demandando estos servicios sin contar con empresas que se los faciliten todavía.

12. Profesionales que se encarguen de todas aquellas pequeñas tareas que uno no puede hacer:

Las épocas de crisis, marcadas por las dificultades para encontrar un trabajo, no son el mejor momento para solicitar días libres, dos horas por la mañana o una tarde que se necesita. En este sentido, acudir a oficinas de Correos para enviar una carta, realizar trámites en una administración o hacer los recados diarios constituye ya el campo de actuación de algunas empresas que han visto en las necesidades cotidianas su razón de ser.

13. Tarifas planas y precios cerrados

Telefonía o electricidad son sectores que, desde hace tiempo, ofrecen al consumidor la posibilidad de contratar tarifas planas que garanticen un mismo precio mensual por estos servicios. Del mismo modo, el contexto actual ha motivado que algunas empresas de otros ámbitos copien este modelo y, por un precio único, puedan comer todo lo que se desee en un restaurante de autoservicio o rellenar el vaso de la bebida cuantas veces se desee.

14. Formación

Academias, profesionales de la enseñanza o centros formativos tienen en las crisis, a las que se asocian altas tasas de paro y por tanto mayor tiempo libre, un aliado. Sin empleo, son numerosas las personas que desean aprovechar el momento para elevar su educación y así poder optar también a nuevas oportunidades de empleo.

15. Servicios de alquiler

Desde disfraces a trajes de novio. Cuando la capacidad adquisitiva es menor, reducir los gastos suele ser una prioridad. Por este motivo, durante las crisis los formatos de negocio que permiten alquilar todo tipo de productos que el usuario precisa solo en momentos puntuales suponen también un acierto. De este modo, el cliente tiene la oportunidad de reducir de manera muy importante desembolsos en productos usados en muy poca medida.

16. Arreglos y reparaciones

De ropa pero también de electrodomésticos o de mobiliario, por ejemplo. Si el consumidor no puede gastar lo mismo que en etapas de bonanza, profesionales dedicados a garantizar el servicio de artículos necesarios, pero dañados, cuentan con una oportunidad de negocio.

17. Empresas low-cost

Todas aquellas entidades que presten servicios con los precios más ajustados posible parten con ventajas competitivas, al adecuarse a las necesidades de su público.

18. Hazlo tú mismo

Este modelo de negocio parte del concepto de ofrecer a los clientes la logística necesaria para que sean ellos mismos quienes hagan ciertas tareas. Un ejemplo, los talleres en los que el consumidor puede cambiar las ruedas o el aceite de su coche.

19. Cuidado de la salud

Mantener un estilo de vida saludable siempre suele ser una prioridad, por lo que centros de estética o gimnasios y clínicas terapéuticas destacan como otro de los nuevos negocios para tiempos de crisis.

20. Franquicias

Finalmente, convertirse en franquiciado supone también una posibilidad empresarial. La cadena proporciona todo lo necesario para la apertura de un negocio y el pequeño emprendedor se beneficia del reconocimiento de la marca y de sus acciones de marketing.

En resumen, las épocas de crisis constituyen etapas de necesidades nuevas. Si estas se detectan con precisión y las líneas de negocio les prestan atención, pueden acabar constituyendo modelos empresariales exitosos. El cumplimiento de las demandas de los usuarios, la adaptación a las características del contexto y una cultura de mayor colaboración entre emprendedor y cliente destacan como algunos de los rasgos esenciales de las empresas propias de momentos con dificultades.

Formación relacionada

La página web www.cerem.pe utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir