Salario flexible o a la carta

Salario flexible
Los expertos aseguran que la retribución flexible ayuda tanto al empleado como a la empresa, ya que mejora su posicionamiento ¿Tú que opinas?

En la actualidad, las empresas buscan la forma de contentar a sus empleados y a la vez de mejorar la percepción que los demás tienen de ellas. Dado que ha subido la presión fiscal sobre las retribuciones de sus trabajadores, muchas apuestan por la compensación total, que consiste en dar la retribución económica negociada por contrato, a la que hay que añadirle otro tipo de compensaciones como el ticket restaurant o de guardería, coche y teléfono de empresa.

Los salarios

El salario, según la RAE, es “la cantidad de dinero con que se retribuye a los trabajadores por cuenta ajena”, pero la definición de Wikipedia va más allá: “es la suma de dinero y otros pagos en especie que recibe de forma periódica un trabajador de su empleador por un tiempo de trabajo determinado o por la realización de una tarea específica o fabricación de un producto determinado.” Es decir, que el salario es la suma de las retribuciones que perciben los empleados, ya sean económicas o en especie.

Salario flexible

Los expertos aseguran que la retribución flexible ayuda tanto al empleado como a la empresa, ya que mejora su posicionamiento.

Dado que en las empresas trabajan diferentes tipos de personas, con necesidades particulares específicas, cada vez más empresas optan por ofrecer a sus trabajadores un salario a la carta, en el que se fija la retribución económica por un trabajo pero después pueden elegir otras variables en su retribución. Hace unos años esto era impensable y la mayoría de las empresas ofrecían paquetes fijos de beneficios a sus empleados, sin tener en cuenta su situación particular.

Gracias a la flexibilización del salario, cada trabajador puede decidir de qué manera recibirá el mismo según las necesidades del momento y elegir determinados productos o servicios a través de las empresas, aumentando de esta manera el salario disponible.

Entre las ventajas que apuntan los que disfrutan de una retribución flexible, destacan:

  • La empresa puede subir el salario a los empleados sin que repercuta en la masa salarial.
  • El empleado se siente mejor con la empresa, puesto que puede elegir lo que más le conviene. Esa capacidad de decisión en las cuestiones que afectan a la relación entre empresa y trabajador, dando protagonismo al empleado, ofrece ventajas como la mayor motivación y la productividad en el trabajo.
  • Los empleados entienden mejor su retribución, conociendo el valor real de la misma.
  • La empresa toma posiciones relevantes en el mercado y de esta manera los mejores perfiles querrán trabajar allí.
  • Cuando una empresa ofrece salarios a la carta a sus empleados, se potencia la relación con los trabajadores y su compromiso con la compañía.
  • La retribución flexible es una herramienta muy habitual y útil en los procesos de fusión o cuando una compañía es adquirida por otra.

La decisión de implantar un salario a la carta

Las empresas llegan a ofrecer un salario flexible a sus empleados por diferentes motivos:

  • Legislativos y de negociación. Bien por la legislación laboral pertinente en el sector o por negociaciones con los sindicatos.
  • Por ser una práctica habitual en el sector o en el mercado.
  • Por petición de los empleados o para atraer y retener al talento.
  • Como medida de ahorro económico. El salario flexible ofrece reducción de costes a las empresas respecto al salario exclusivamente monetario.
  • Responsabilidad Social Corporativa. Las empresas toman conciencia social respecto a sus trabajadores.

Independientemente de cuál haya sido el origen para su implantación, lo que sí es cierto es que este tipo de retribuciones están relacionadas con la motivación y el bienestar de los empleados. Para la empresa estos puntos son positivos, puesto que se reduce la rotación de trabajadores y el absentismo laboral y se atrae a talentos. Además, estos productos suelen estar asociados a ventajas fiscales y de cotización.

Tipos de personas que trabajan en las empresas

Los salarios flexibles, como ya se ha apuntado anteriormente, apuestan por ofrecer paquetes de beneficios añadidos a la retribución monetaria a las personas que trabajan en la empresa. A los empleados se les puede agrupar en cuatro grandes grupos según sus necesidades salariales:

  • Los nacidos entre 1945 y 1965 están ya pensando en la jubilación y en su salud, por tanto, valoran los beneficios relacionados con las pensiones y la medicina. Suelen estar satisfechos con los esquemas de beneficios de las empresas, puesto que quienes los diseñan están en su misma edad.
  • Aquellos que nacieron entre 1965 y 1978, además de apostar por los beneficios relacionados con las pensiones y la salud, también apuestan por aquellos que les permiten conciliar su vida laboral y personal.
  • Los que nacieron entre 1979 y 1992 están en pleno desarrollo de su carrera profesional y apuestan por avanzar y mejorar. Los beneficios que esperan se relacionan con la formación, la mejora de su empleabilidad y el asesoramiento en productos financieros y en nuevas tecnologías.
  • Los recién incorporados al mercado laboral, aquellos que nacieron después de 1992, tienen poco acceso a los beneficios por lo general, ya que son becarios, empleados a tiempo parcial u ocupan puestos de escasa responsabilidad.

¿Qué se ha de incluir en la compensación total?

Si la empresa para la que se trabaja ofrece contratos con retribución flexible, ha de hacerse una suma de todos los beneficios para saber la compensación total de los empleados.

El primero de los sumandos es la retribución monetaria, al que hay que añadir los beneficios fijos (establecidos por la empresa), la bolsa flexible (más conocida como las bonificaciones o incentivos) y los beneficios voluntarios (aquellos que el empleado paga con su salario, bruto o neto).

En el paquete fijo se incluyen aquellos beneficios que la compañía considera imprescindibles para todos sus empleados, como por ejemplo, un seguro de vida.  

En la bolsa flexible es donde el empleado tiene más capacidad de decisión: la compañía propone al empleado varios beneficios y este es quien decide en cuál de ellos gastarse su parte.

Eso sí, el empleado puede adquirir más beneficios, bien por una ventaja económica (las aseguradoras ofrecen mejores condiciones en los seguros colectivos, pero el empleado ha de pagar la cuota de su bolsillo), por ventaja fiscal (la ley del IRPF señala algunos productos) y la facilidades de compra de un producto al hacerlo a través de la empresa.

Aspectos fiscales

En el “Real Decreto Ley 162013, de 20 de diciembre“, se obliga a las empresas a incluir la retribución en especie (como los cheques de guardería, el seguro médico o el transporte del domicilio al trabajo) en las bases de cotización.

La tendencia actual en la retribución flexible: el Wellness

Un empleado sano es un trabajador que rendirá más y mejor en su trabajo, y que además tendrá menos bajas médicas. Por tanto, las empresas apuestan por ofrecer a sus empleados beneficios relacionados con la salud, lo que se conoce con el Wellness. Algunos de los más comunes son:

  • Seguro médico. Gracias a él, los empleados no tendrán que esperar listas de espera para las consultar, pueden tener una segunda opinión, adaptar los horarios de las citas a su vida laboral y personal y también es una prevención en la salud.
  • Conciliación. La mayoría de las empresas se han suscrito a permitir a sus empleados la conciliación de la vida laboral y familiar. De esta manera, los trabajadores están más motivados y comprometidos. Dentro de los beneficios que se integran en esta categoría están los de horarios flexibles de entrada, los cheques guardería, el poder “comprar” días extras de vacaciones o el trabajo desde casa.
  • Movilidad. Está muy relacionado con la conciliación y los beneficios que se suelen ofrecer dentro de este grupo son el renting de un automóvil, cheques-transporte o teléfono móvil pagado por la compañía.
  • Previsión social. Seguros de vida y accidentes (en caso de fallecimiento o incapacidad total), planes de ahorro y planes de jubilación.
  • Desarrollo profesional. En este apartado se incluye la formación general, en idiomas, la específica del puesto o la relativa al uso y experiencia en las nuevas tecnologías.
  • Ayuda a la dependencia. Estos son los beneficios menos comunes de los señalados, pero cada vez más empresas se los ofrecen a sus empleados. Son la asistencia domiciliaria, la teleasistencia o el servicio de convalecencia.

El salario flexible, la retribución del futuro

En los próximos años, cada vez será más habitual ofrecer un salario flexible a quienes se incorporen al mundo laboral o cambien de contrato. Y es que este tipo de retribución es muy ventajosa para los empleados, ya que les permite conciliar la vida laboral y familiar, ahorrar o conseguir deducciones fiscales, pero también para las empresas, porque tendrán trabajadores más motivados y con mayores índices de productividad, con un menor absentismo laboral, menos rotación y mayor satisfacción con la empresa en la que trabajan.

Sin duda, estos beneficios crecerán y cada vez se ofrecerán paquetes con más variables, para que cada persona se pueda configurar uno a su gusto, dependiendo de su situación personal en cada momento.

Formación relacionada

Comentarios (2)

Responder

Juan Jose

Enviado el

Estoy bastante indignado con esto del salario flexible. Me explicaré. Trabajo en una gran empresa eléctrica de este país y nos acaban de proponer este producto. Los compañeros como “borregos” han acudido en masa a apuntarse. Entendería esto si tuvieran salarios bajos pero estamos hablando de compañeros que cobran mas de 60.000 euros anuales. El tema es que solo ven que a final de mes tienen 50 euros mas en su cuenta pero no ven o no quieren ver el tremendo “remiendo” que le estamos echando a este país. Es evidente que si a la empresa no le cuesta nada y a los trabajadores les beneficia aquí hay alguien que pierde. Pues si, quien pierde es Hacienda y Hacienda somos todos.
La primera pregunta que me hago es la siguiente ¿Si yo tengo bajo salario flexible un bono de guardería para mi niño y mi vecino, que tiene también su niño en la misma guardería, pero su empresa no tiene este concepto de salario está contribuyendo a Hacienda mas que yo por el mismo servicio? Si verdad? TOTALMENTE INJUSTO. ¿Porque el dinero de la guardería bajo salario flexible no tributa y con salario normal SI? . ¿No seria mas lógico que este concepto tuviera su deducción en la declaración de la renta y no a través del celebre salario flexible?
Otra reflexión. ¿Quien paga los productos (guardería, comidas, etc.)?. Efectivamente lo hace la empresa. ¿Como lo computa en su cuenta de resultados?. Como gasto (normal o de personal). Este dinero hace que la empresa declare menos beneficios y por lo tanto pagará menos impuestos.
Todo esto es totalmente legal, SI…PERO ES MUY POCO ÉTICO. Al final te das cuenta que es “ingeniería financiera”, para no pagar impuestos. Si desde pequeño y en nuestras empresas nos enseñan a esto..¿a dónde vamos a llegar?. Nos toman por tontos pero no lo somos, eso si siempre estará el que teniendo una nomina de mas 3000 euros al mes perderá su dignidad por 30 euros mas.
PAÍS DE CHORIZOS Y DE HIPÓCRITAS
Responder

Cosme Fulanito

Enviado el

Juan Jose solo tengo algo que decir te: Calla Reconchadetumadre

La página web www.cerem.pe utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir