Salario inferior al establecido en convenio

El convenio colectivo establece el salario mínimo establecido. En este artículo se recoge cómo pedir el salario que corresponda si es necesario hacerlo

En la actualidad, en España, los salarios de los trabajadores de los diferentes sectores se fijan en base al Convenio colectivo establecido para cada área o de carácter general. Lo cierto es que, a pesar de esta normativa, el salario de los empleados puede no ser el correcto, puesto que las empresas en ocasiones, se aprovechan de la situación económica existente en el país para realizar un contrato inferior al establecido. ¿Es común que ocurran estas cosas? Más de lo que nos se puede imaginar y, por eso, los trabajadores deben conocer, a la perfección, si existe algún procedimiento a través del cual se pueda demandar el sueldo legal dentro del sector en el que desarrolle su actividad.

¿Qué es el Convenio Colectivo? ¿Cómo está fijado el salario mínimo? ¿Existen excepciones para las empresas? ¿Cómo se puede demandar el sueldo correcto? A continuación, se responden a todas estas preguntas para despejar las dudas que puedan surgir con respecto al tema.

¿Cuáles son las condiciones mínimas del Convenio Colectivo?

Al hablar de Convenio Colectivo se está haciendo referencia al conjunto de condiciones mínimas que se establecen en el país para poder determinar cuál es la relación laboral que existe entre los trabajadores y las empresas. Con este convenio, se conoce rápidamente el número máximo de horas en las que se puede desarrollar una jornada laboral y, en base a esto, se establece también el salario mínimo que debe cobrar cada empleado.

Lógicamente, este sueldo se determina teniendo en cuenta varios parámetros que afectan en mayor o menor medida a dicho salario. De esta manera, para saber a la perfección qué es lo que tiene que cobrar un trabajador (como mínimo) hay que fijarse bien en las funciones que desempeña dentro de su puesto de trabajo, las excedencias, los permisos, los descansos o el número de horas, entre otras cosas.

¿Cómo se conoce todo esto? Lo habitual es que las condiciones de los empleados vengan determinadas en cada contrato de trabajo, sin embargo, siempre que se tenga alguna duda, es conveniente consultar a los representantes de los trabajadores y, sobre todo, conocer al dedillo las pautas del convenio que corresponda a cada sector.

Lo que es evidente es que el convenio colectivo es el que se encarga de regular las condiciones mínimas de los trabajadores y por tanto, al ser una normativa legal, las empresas no pueden cambiarlas o imponer otras que sean peores que las que indica el convenio. De igual modo, los trabajadores no pueden pactar con la empresa otras condiciones que no sean las del propio convenio, por lo que cualquier actividad laboral relacionada con el salario, se debe regir según el artículo 3.5 del Estatuto de los Trabajadores.

¿Qué dice el Estatuto de los Trabajadores?

Si bien es cierto que cada área o sector puede tener variantes dentro del convenio colectivo, hay que tener en cuenta que existen algunos parámetros que son comunes para todos los trabajadores, tal y como se indica en el mencionado convenio. En este sentido, se puede destacar lo siguiente:

  • La jornada laboral de los trabajadores (con carácter semanal) no puede superar las 40 horas, con la excepción de que haya algunas distribuciones irregulares dentro de la misma.
  • Se puede reducir la jornada laboral (de manera obligatoria) si el trabajador así lo pide con el motivo de cuidar al hijo.
  • Es ilegal ofrecer un menor número de días de vacaciones. Dependiendo del tiempo que lleve trabajando el empleado, así le corresponderán más días o menos.

¿Cómo está establecido el salario mínimo interprofesional?

Actualmente, el salario mínimo interprofesional está establecido según el Real Decreto 1462/2018 de 21 de diciembre. Esta normativa es la que ha fijado el sueldo mínimo para los años 2019 y 2020. Así quedarían fijados:

Salario mínimo interprofesional de carácter general

Para el año 2020, el sueldo mínimo que deben percibir los trabajadores es de 30 euros al día. Esto se traduce en 900 euros al mes, con 14 pagas, lo que sería finalmente 12 600 euros al año.

Salario mínimo interprofesional para trabajadores eventuales y temporeros

Los trabajadores eventuales y los temporeros son aquellas personas que ofrecen sus servicios a una misma empresa, siempre que el tiempo de trabajo para la misma no supere los 120 días. En este sentido, deben percibir 42,62 euros en cada jornada legal que desarrollen su actividad. A este salario mínimo hay que sumarle la parte proporcional que les toque por trabajar domingos y festivos, y la parte proporcional en base a las dos pagas extraordinarias.

Salario mínimo interprofesional de carácter especial

En este caso, el convenio se centra en los trabajadores que ofrecen servicios en el hogar familiar. Aquí se hace referencia a las personas que desarrollan su actividad profesional por horas, en régimen externo. En este caso, el sueldo mínimo fijado es de 7,04 euros por cada hora que haya trabajado.

¿Qué puede ocurrir si se paga un salario al trabajador por debajo del convenio?

Lo más recomendable para las empresas es que siempre paguen a sus trabajadores, al menos, el salario mínimo establecido en el Convenio Colectivo. Sin embargo, en muchas ocasiones, la realidad es bien distinta y los empleados no perciben el sueldo que les pertenece.

¿Qué ocurre entonces? Lo cierto es que el impago del salario mínimo puede traer consecuencias bastante negativas para los empresarios. ¿Cuáles son?

  • Los trabajadores tienen el derecho de reclamar la diferencia salarial que no están percibiendo durante el último año. Las reclamaciones se llevan a cabo en el Juzgado de lo Social. Es importante saber que está prohibido reclamar cantidades anteriores al último año trabajado. Es lo que se establece en la ley.
  • Los trabajadores pueden denunciar la situación en la Inspección de Trabajo. En este sentido, lo que se hace es pedir la empresa en cuestión que realice su cotización en la Seguridad Social de manera correcta. En este caso, lo habitual es que la empresa reciba una multa de carácter económico y estará obligada a realizar esa cotización adecuadamente.
  • Por otro lado, si la empresa decide despedir al trabajador teniendo como base motivos económicos, este despido se puede considerar improcedente en el caso de que el importe de la indemnización que corresponda no sea el correcto, según lo establecido en el convenio.

Algunos consejos para realizar las demandas

Hay que tener en cuenta que en el caso de que haya que demandar a una empresa, cada caso de los trabajadores puede ser diferente. Pero existen algunos consejos que son muy prácticos y efectivos, en el caso de que se quiera demandar a la empresa en la que se trabaja por no cumplir lo establecido en el Convenio Colectivo. ¿Qué puede hacerse?

  • Es importante acumular pruebas de las funciones que se llevan a cabo en la empresa. Aunque puede que el contrato diga que se está trabajando en una cosa en concreto, es habitual que luego, a la hora de la verdad, haya que realizar más funciones. Para realizar la demanda, hay que saber que si se han hecho grabaciones ocultas, estas se consideran pruebas válidas en el juzgado. También pueden servir los testimonios de otros compañeros o incluso de clientes.
  • También puede ocurrir que la empresa contrate en base a otro convenio según la actividad que desarrolle la misma. Hay veces que las empresas lo hacen para pagarle menos a los trabajadores. En este caso, se deben acumular pruebas que indiquen claramente cuál es la actividad a la que se dedica la entidad. Puede valer presentando la hoja de presupuestos o incluso con anuncios o folletos de publicidad.

¿Existen excepciones para no aplicar el Convenio Colectivo?

La respuesta a esta pregunta es sí. Tal y como se indica en el artículo 82.3 del Estatuto de los Trabajadores, las empresas pueden no aplicar lo establecido en el convenio por algunos motivos especificados. En este caso, se habla de causas económicas, organizativas, productivas o técnicas. En este sentido, no tienen la obligación de aplicar el salario mínimo establecido ni tampoco regirse por ciertas condiciones que se indican en el mencionado convenio. En estos casos, se dice que existe un descuelgue salarial.

En estas ocasiones, lo que hace la empresa es negociar las condiciones de los trabajadores (según la actividad a desarrollar) con los representantes de los mismos y llegar a acuerdos. Hay que tener en cuenta que, para dejar de aplicar el Convenio Colectivo, la empresa está obligada a tener un acuerdo con los representantes, si no es así, deberá regirse por lo que se establece en el propio convenio.

En cualquier caso, si ambas partes no consiguen llegar al acuerdo que corresponda, se puede llamar a un árbitro para que tome la decisión final. Y, en el caso de que ni las partes ni con el árbitro se haga acuerdo, entonces la empresa estará obligada a ofrecer el salario que determine el convenio.

Aunque lo normal es regirse por lo que dice el Estatuto de Trabajadores, dependiendo de la actividad a desarrollar, los Convenios Colectivos de cada sector pueden determinar diferentes mecanismos para que las empresas no apliquen las condiciones generales establecidas. Por este motivo, siempre es conveniente analizar, de manera detallada, cada situación de forma particular.

La página web www.cerem.pe utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir